Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad hace inventario de las barreras que hay en sus edificios

La Comunidad de Madrid, con el apoyo de la ONCE, ha comenzado un inventario de las barreras arquitectónicas que existen en sus cerca de 900 edificios institucionales. El objetivo es conocer las principales trabas que los 230.000 discapacitados físicos de la región, los ancianos y otras personas con la movilidad reducida se encuentran en las sedes de las diferentes consejerías y en otras dependencias regionales, como las residencias de ancianos o el Instituto de la Vivienda de Madrid (Ivima). A partir de la información que se recopile se acometerán las reformas necesarias. Para ello, el Ejecutivo autonómico ha suscrito un convenio con la Fundación ONCE, por el que este año, con el objetivo de eliminar barreras, la Comunidad aporta más de 180 millones y la ONCE 31 millones en ayudas técnicas.

Madrid cuenta con una ambiciosa ley de eliminación de barreras arquitectónicas desde junio de 1993, pero todavía el Consejo de Gobierno no ha aprobado los reglamentos que debe desarrollar esa normativa para poder ser aplicada. La Comunidad ha elaborado un método, debatido con arquitectos y constructores para que no existan diferentes interpretaciones de esta compleja ley a la hora de conceder licencias de obras o supervisar proyectos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de agosto de 1998