Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Azcárate muere en Madrid a los 81 años

Manuel Azcárate Diz, de 81 años, ex dirigente del PCE, escritor, editorialista y analista internacional de EL PAÍS, falleció ayer en una clínica madrileña, víctima de un cáncer al que se enfrentó en los últimos años con coraje singular, hasta el punto de mantener su actividad intelectual prácticamente hasta última hora. Precisamente su último análisis de política internacional se publicó en este periódico el pasado 28 de junio.

Azcárate había nacido en Madrid el 7 de octubre de 1916, y estaba casado con Ester Jiménez, de la que se enamoró al ver su rostro en un cartel de la UGT, en la época de la guerra civil, en el que aparecía con el puño en alto sosteniendo una herramienta de trabajo. Carmen y Pablo son los dos hijos de su matrimonio.Pertenecía a una estirpe que lleva más de un siglo de protagonismo en la vida pública española. Sobrino nieto de Gumersindo de Azcárate, introductor del krausismo en España; sobrino de Justino de Azcárate, político republicano liberal en los años treinta y senador real en la monarquía democrática, hijo de Pablo de Azcárate, diputado reformista, embajador en Londres del Gobierno de la República y secretario general adjunto en la Sociedad de Naciones, embrión de lo que hoy es la ONU.

La Institución

Su educación estuvo marcada por la Institución Libre de Enseñanza en la que aprendió sus primeras letras. "Aunque he vivido gran parte de mi vida con una identificación fuerte con el comunismo, creo que esas raíces institucionistas nunca las he abandonado", declaró. A los 18 años pasó una temporada estudiando en la London School of Economics donde conoció al profesor Harold Laski que influyó de forma decisiva en su decantación política.En 1933 Manuel Azcárate comenzó la carrera de Derecho en la Universidad de Madrid, estudios que compaginó con los de Economía. Un año después ingresó en las Juventudes Comunistas.

Participó en la guerra civil española. Desde 1937 permaneció en la 11 División del Ejército Republicano donde se mantuvo hasta que finalizó la contienda. En 1939, se exilió en París, donde residió hasta 1975. Durante su estancia en Francia, fue el encargado de la organización del Partido Comunista de España en la zona ocupada por el ejército alemán y de reorganizar las Juventudes Socialistas Unificadas. En esa época publicó en El diario de la juventud junto a la escritora catalana Teresa Pamies y colaboró con las publicaciones Mundo nuevo y Nuestra bandera. Durante un tiempo también se ocupó de la edición clandestina de Mundo obrero y de su distribución.

Desde 1959 a 1964 vivió en Moscú y publicó junto con otros compañeros de ideología una historia del Partido Comunista de España y colaboró en la obra Guerra y revolución en España.

Fue miembro del comité ejecutivo del PCE desde 1964 y responsable de la política exterior del partido de 1969 a 1981. En 1976 regresó a España y el 22 de diciembre de ese año fue detenido junto a Santiago Carrillo y otros miembros del PCE.

En las primeras elecciones generales de la democracia, en 1977, encabezó la lista de candidatos del PCE al Congreso de los Diputados por la provincia de León, circunscripción por la que su abuelo había sido diputado republicano durante cuarenta años y su padre diputado liberal. No resultó elegido.

En noviembre de 1981 fue expulsado del Comité Central del PCE junto con Pilar Brabo, Julio Segura, Jaime Sartorius, Pilar Arroyo y Carlos Alonso Zaldívar, conocidos como el grupo de los renovadores, por mantenerse críticos ante la política de sanciones del comité ejecutivo encabezado por Santiago Carrillo.

A comienzos de los años ochenta empezó a trabajar en el diario EL PAÍS como editorialista y analista de la sección de Internacional. Hace dos años, cuando su enfermedad se agravó, siguió colaborando en la sección Análisis de política internacional en las páginas del suplemento de Domingo.

Es autor de: La crisis del eurocomunismo, Argos Vergara. Barcelona 1982; La izquierda europea, Ediciones El País. Madrid 1986; Derrotas y esperanzas. La República, la Guerra Civil y la Resistencia. Tusquets. Barcelona 1994. Con este libro ganó el VII Premio Comillas de biografía. En la presentación de este libro declaró: "Mis derrotas han sido bastantes evidentes: la revolución de Asturias, la guerra civil, el mantenimiento de Franco tras la II Guerra Mundial, la liquidación del comunismo..., pero siempre conservando la esperanza. Nunca tuve la mentalidad del derrotado". Azcárate se autodefinía como escéptico y pesimista pero sin abandonar sus simpatías por la izquierda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de agosto de 1998

Más información

  • Ex dirigente del PCE y editorialista de EL PAÍS