El Gobierno balear reclama a la Obra Cultural fondos que dio para ver TV-3

El Gobierno balear ha pasado al ataque y exige a la Obra Cultural Balear y a su filial Voltor que devuelvan -por uso distinto a la partida consignada- parte de los 15 millones de pesetas entregados hace dos ejercicios para mantener la red que facilita la recepción en Baleares de las emisiones de TV-3. Al mismo tiempo, según ha publicado el diario Última Hora, el Ejecutivo insular -controlado de manera ininterrumpida por el Partido Popular desde 1983- ha reseñado que el presunto desvío de esta subvención coincide con idénticas ayudas recibidas desde la Generalitat de Cataluña para el mismo fin. El Partido Popular ha cortado la que era una línea fija de patrocinio institucional para las reemisiones de los canales autonómicos de radio y televisión de Cataluña -TV-3, Canal 33 y las emisoras de la Generalitat- y de la Comunidad Valenciana -Canal 9 y Notícies 9. Esta operación de extensión más allá del territorio estricto de las cadenas de radio y televisión en catalán surgió gracias a las colectas entre telespectadores y se mantienen desde hace una década de manera tolerada. Meses después de que la derecha balear negara la continuidad de esta ayuda decidida por el Parlamento y de preparar una red propia y paralela de emisores para cubrir la misma función -tras fracasar la compra e intervención de la red existente-, parece confirmarse la intencionalidad política de la retirada de los canales de financiación a la entidad que logró instalar los enlaces. Reivindicación apartidista Obra Cultural Balear mantiene desde hace casi 30 años, en tiempos de la dictadura, una evidente actitud de reivindicación apartidista de la normalización del catalán, desde una óptica claramente nacionalista, que reclama asimismo la relación abierta entre las instituciones autonómicas de Baleares y Cataluña. En los últimos cuatro años, la Obra Cultural Balear ha organizado marchas y concentraciones de miles de personas en Palma de Mallorca para presionar al Partido Popular en su tenue política de normalización lingüística y el escaso impacto en el ámbito educativo de esta estrategia de recuperación de la lengua propia. Desde el Consell Insular de Mallorca, entidad de gobierno controlada por la izquierda política y los nacionalistas de centro gracias al frente anti-Partido Popular del Partido Socialista Obrero Español, Partido Socialista de Mallorca, Unió Mallorquina y Esquerra Unida, se ha cubierto con una aportación de 15 millones la ayuda que el Partido Popular de manera ostentosa ha retirado a la Obra Cultural Balear y Voltor. El Consell ha establecido, por otra parte, un convenio de colaboración con la Generalitat de Cataluña, en clara competencia con el Gobierno, que cuenta con más medios y capacidad de organización de actos culturales y en el ámbito educativo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción