La SEO alerta del gran contenido en metales en la flora del Guadiamar

El contenido tóxico de los lodos desparramados a lo largo del cauce del Guadiamar el pasado 25 de abril, seguirán amenazando la flora y la fauna de Doñana, aún después de que concluyan las labores de limpieza en otoño. La Sociedad Española de Ornitología (SEO) presentó ayer un estudio que recoge el nivel de metales pesados que han sido asimilados por las plantas de la zona de Entremuros -dónde se almacenan desde hace tres meses cuatro hectómetros cúbicos de aguas tóxicas-. "La concentración es entre 6 y 105 veces superior a la normal", dice el informe. El cinc, el arsénico o el hierro no se pararán ahí. Según los ecologistas los valores registrados en la flora de Entremuros es "un paso más adelante en la incorporación de los metales pesados en la cadena ecológica". El próximo destino de la intoxicación serían las aves. El coordinador en Andalucía de la SEO, Fran Romero, llamó la atención sobre el contenido en metales pesados que registran plantas acuáticas comunes en el ecosistema de Doñana como la espadaña o la castañuela. Éste es el alimento de especies como el calamón o el ánsar y por tanto la asociación ecologista prevé una rápida asimilación de los metales por estas aves migratorias. Efectos fatales Según la SEO, los altos niveles de cinc, en combinación con las cantidades de cadmio y plomo provocarán "un descenso en la producción de huevos, hasta llegar a la esterilidad, malformaciones físicas y cáncer". El informe de la asociación ecologista alerta de la "bomba de relojería" en que se ha convertido la zona de Entremuros. Los ornitólogos critican que se haya mantenido las aguas tóxicas durante tanto tiempo embalsadas. Y resaltan que los cuatro hectómetros cúbicos allí almacenados es " el humedal de mayor superficie" de la zona, "y por tanto donde se refugian y alimentan la mayoría de aves acuáticas". Para evitar que fochas y gansos sigan acudiendo a Entremuros, los ornitólogos recomiendan a Junta y Gobierno aprobar "con urgencia" un plan de disuasión para que las aves no se acerquen a la zona y asegurar el mantenimiento de humedales suficientes y disponibles. La SEO también pidió a las administraciones un seguimiento de las poblaciones de aves que puedan verse afectadas por las consecuencias del vertido. La asociación ecologista resaltó que este fenómeno tendrá repercusiones en las próximas nidadas de varios paises europeos. En su informe muestran un análisis realizado a partir de los datos del Ministerio de Medio Ambiente sobre recuperación de aves anilladas en Europa y encontradas en Doñana. Según este estudio las aves migratorias de una veintena de paises "se verán afectados". Las poblaciones de ánsares de los paises escandinavos y de otros paises europeos como Francia, Dinamarca y Holanda serán las más perjudicadas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción