Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BT y AT&T invertirán 150.000 millones al año en la primera red mundial de telecomunicaciones

British Telecom (BT) y la compañía estadounidense AT&T confirmaron ayer una multimillonaria alianza para crear una de las empresas más poderosas del mundo en el sector de las telecomunicaciones. Los nuevos socios se comprometen a invertir 1.000 millones de dólares anuales (unos 150.000 millones de pesetas) en la que sería la primera red mundial de servicios de tecnología punta para empresas y particulares. La nueva compañía prevé ingresar 1,5 billones de pesetas en su primer año. Los socios, que aportarán a la empresa conjunta activos por 450.000 millones de pesetas, invertirán, además, 150.000 millones en empresas de nuevas tecnologías de EEUU y en mercados emergentes.

La decisión de AT&T, la segunda compañía del sector en el mundo y la primera de EEUU, y BT, la quinta en la clasificación mundial, constituye un audaz intento de aprovechar el rápido crecimiento de la altamente competitiva industria telefónica y de telecomunicaciones.La nueva sociedad, que tendrá su sede en Estados Unidos y empleará inicialmente a 5.000 trabajadores, revolucionará el sector con una fuerte apuesta por las nuevas tecnologías -desarrollará las comunicaciones basadas en Internet- y la entrada en nuevos mercados para atraer al máximo número de clientes empresariales y particulares.

Peter Bonfield, consejero delegado de BT, y John D.Zeglis, presidente de AT&T, anunciaron ayer en Londres que el presidente de la nueva compañía será el actual máximo responsable de la operadora británica, Iain Vallance.

Áreas prioritarias

El nuevo proyecto empresarial, que no ha sido bautizado aún, contempla tres áreas prioritarias: un servicio mundial de telefonía y transmisión de datos a compañías multinacionales e instituciones; un servicio especializado para clientes vinculados con las áreas de las finanzas, el petróleo y la informática, y la creación de una red capaz de ofrecer comunicaciones a bajo coste a empresas como a particulares en todo el mundo. Esa red se ofrecerá también a otras operadoras para que transporten por ella sus señales.La nueva sociedad, participada al 50% por BT y AT&T, se constituirá con los activos y negocios internacionales de cada uno de los socios, valorados en más de 3.000 millones de dólares (450.000 millones de pesetas).

De ese modo, BT y AT&T compartirán todo su tráfico internacional de llamadas (25.000 millones de minutos al año), sus actuales redes en el exterior y toda su actividad comercial con clientes empresariales en el mundo. En el acuerdo se incluye Concert, el proyecto de comunicaciones mundiales que BT intentó sacar adelante junto a MCI, ahora en proceso de fusión con WorldCom.

De hecho, cuando BT se desvincule totalmente de MCI, y reciba los 7.000 millones de dólares (1,05 billones de pesetas) por la venta a WorldCom de su 20% en el capital de la empresa estadounidense, AT&T se convertirá en distribuidor de productos Concert en EEUU.

Los vínculos establecidos entre AT&T y BT alteran, en buena medida, el panorama actual de alianzas internacionales. BT, que estuvo aliada con Telefónica hasta que ésta se fue junto a WorldCom y MCI, ya ha anunciado que revisará todos sus acuerdos de distribución de productos Concert en el mundo. Por su parte, AT&T ha anunciado que su alianza con el grupo multinacional WorldPartners, que le une a la japonesa KDD y a Singapore Telecom, no se prolongará más allá de 1999. Además, "ejercerá su derecho a salir" de la alianza AT&T-Unisource (el grupo formado por las operadoras de Suecia, Suiza y Holanda) en julio del 2000.

Los nuevos socios esperan terminar el proceso de creación de la empresa común, con las autorizaciones de la Comisión Europea y los órganos reguladores de EEUU, en un máximo de 12 meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de julio de 1998

Más información

  • La empresa conjunta, con 5.000 empleados, ingresará 1,5 billones de pesetas en el año 2000