Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

¿Hay aeropuerto en Grenoble?

Aquí estoy en el masaje, reventado. Estoy muerto, Vicente (su masajista). No me he ido a casa de milagro. He empezado fatal. En el segundo puerto, no podía, no podía. Subiendo entre los coches, me he quedado. Por ahí andaba también Jacky Durand y los dos nos hemos tenido que hacer una contrarreloj para poder enlazar.Menos mal que ha salido el corte de Orlando, se fueron los escapados y detrás la carrera fue al tran tran. La gente sólo tiene fuezas para armarla de salida, provocar cortes y dar con la escapada buena, pero después se quedan ya vacíos y cuando ha salido un corte nadie tiene ganas ya de dar más batalla.

Entonces la gente empieza a decirles a los del Telekom, el equipo del líder, que son los que controlan la carrera, que nos pongan una marcheta tranquila y a llegar a meta. Y a pensar en los dos días que que vienen. Dos etapas duras en los Alpes, que decidirán ya el Tour, y los que estamos como estamos pensando en la grupeta que mejor le va a ir a cada uno.

Estoy sin fuerza. No sé si es la caída que tuve en el Aubisque o eso al menos dicen los análisis, hay valores que indican que fue un golpe muy fuerte y que no me he recuperado. Y contra eso no se puede luchar, contra eso, a sufrir.

El Chaba (Jiménez) ha ido mejor hoy, lo que pasa es que a lo mejor se le ha visto atrás en el puerto de segunda, pero eso fue porque Txente (García Acosta) ha pagado los esfuerzos de la búsqueda y se estaba cortando.

Y Jimmy (Jiménez) se ha quedado atrás para animarle. Pero ya está poniendo la cabeza en los Alpes. Tiene ganas de armarla. Hasta Pantani se ha acercado a preguntarle que cómo estaba para mañana (por hoy). Yo creo que el plan de Pantani es atacar fuerte en el Galibier y lograr que no le siga Ullrich, pero sí un buen escalador para ir acompañado y poder hacer luego el juego: para tí la etapa, para mí la general.

Pantani necesita alguien que no piense en la general. Y a ver cómo está Triqui (Beltrán): esperemos que siga como siempre, aún no nos ha fallado ningún día. Habrá que confiar que siga en su línea.

Y yo a ver qué grupeta cojo. No me gustaría que fuera el último grupo porque vas siempre apurado por el control y te la tienes que jugar en las bajadas.

Por si acaso he preguntado si hay aeropuerto en Grenoble. A ver si hay que sacarse el billete. Pero me han dicho que no, que está cerrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de julio de 1998