Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

RICARDO AROCA ARQUITECTO "Málaga tiene edificios que son paradigma del mal gusto"

,Arquitecto, director de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid desde 1991, y presidente del Club de Debates Urbanos de Madrid, Ricardo Aroca (Murcia, 1940), capitaneó en Málaga, hace un mes, un debate organizado por el Colegio de Arquitectos sobre el retroceso al tipismo y al mal gusto de varios proyectos en su casco histórico. Pregunta. ¿Se puede vencer en estas luchas desde la opinión? Respuesta. El Club lo formamos un 60 % de arquitectos y el resto seres humanos. Hay hasta algún notario. Pero las victorias en estas batallas no existen. Nosotros empezamos oponiéndonos a un proyecto absurdo de Bohigas en la Plaza de Oriente y acabaron haciéndola sólo que más modestamente y dos años después. Consigues una reducción del impacto y un coste político considerable para el que manda y eso acaba autolimitando al político en las barbaridades que se les ocurren y al menos reconsideran sus deseos. Y tenemos que utilizar la prensa por más pervertida que esté, porque la oposición política al PP es absolutamente inexistente. P. Usted ha visto el casco histórico de Málaga ¿qué le pareció? R. El caso de Málaga, la degradación de los cascos históricos, se repite en muchas ciudades, pero eso de cambiar el estilo de las fachadas con dinero público, aparte de una desfachatez, es una innovación suya. Lo malo es que la pasividad de la opinión pública envalentona a los políticos. En Madrid la cosa es más es de ornato urbano, de violeteras, caballos y chirimbolos. Aquí es más duro: tienen una casa en la autovía, la que llaman Xanadú, junto al Continente, que es paradigma del mal gusto. P. Usted propuso una solución ante ese edificio que pretenden ordenar: en vez de travestirlo, desmocharlo e igualar las alturas. R. Lo más llamativo de esa casa es su altura. El gesto de quitar dos plantas vale si se quiere hacer algo. Pero es que esa plaza no ha existido nunca, es un espacio abierto que da a una calle. P. ¿Y no ha visto el mural mariano en el Centro Cultural del 27? R. ¡Es increíble, terrible, qué barbaridad! Un compendio de horterismo, mal gusto e incultura. Lo manda hacer el PP pero qué ha hecho la izquierda: pasarse la vida mirándose el ombligo. P. ¿De quién es la culpa de que el público no entienda e incluso rechace la arquitectura contemporánea? R. Sobre todo, de los arquitectos. La verdad es que el Movimiento Moderno ha sido una coartada para muchos malos profesionales. Entre eso y los arquitectos y urbanistas que escriben para que nadie los entienda... Si el médico es quien te impide preocuparte de tu salud, el urbanista es el que te impide pensar en tu ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de julio de 1998