Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dirigente de KAS Xabier Alegría se niega a declarar ante el juez Garzón

El dirigente de KAS y representante de Herri Batasuna en las Juntas generales de Guipúzcoa, Xavier Alegría, se negó a declarar ayer ante el juez Baltasar Garzón, que pretendía interrogarle por las relaciones entre la organización terrorista ETA-KAS y la empresa Orain, editora del diario Egin, de la que Alegría es administrador único.Alegría se acogió a su derecho a no declarar y fue enviado a los calabozos de la Audiencia Nacional a la espera de que el magistrado decida sobre su posible ingreso en prisión y sobre si mantiene su incomunicación.

Pasadas las 2.30 de esta madrugada Garzón ya había tomado declaración a diez de los once detenidos, a los que imputa pertenencia a banda armada y alzamiento de bienes. El juez tenía previsto decidir a lo largo de esta madrugada sobre el mantenimiento de la incomunicación y el eventual ingreso en prisión después de tomar declaración a los 11 detenidos en la operación que determinó el cierre de Egin y de la emisora Egin Irratia el pasado miércoles. Otras fuentes de la investigación señalaron que Garzón ya tenía decidido el ingreso en prisión de los principales implicados, si bien no lo comunicaría hasta que tomara a todos declaración.

Incomunicados

Todos los detenidos -los ya citados además de Patxo e Isidro Murga, Julen Calzada, Xavier Otero, Maite Mendiburu, Manuel Aramburu, Carlos Trenor y Manuel Inchauste - habían sido conducidos por la mañana hasta la Audiencia Nacional en furgones policiales separados para preservar su incomunicación. A su llegada a la sede judicial, un grupo de unas 70 personas gritaron consignas como "¡Audiencia Nacional, tribunal fascista!" y "¡Egin askatu!" (Egin libertad).Los familiares entregaron por la mañana un escrito designando a los abogados Iñigo Iruin, Arantxa Zulueta, José María Elosua y Txemi Gorostiza, pero los detenidos fueron asistidos por un letrado de oficio, al estar incomunicados.

La operación policial, que se realizó el pasado miércoles, estuvo motivada por entender el juez que Egin-Orain es un instrumento del entramado delictivo de KAS-ETA. El juez tiene documentadas las relaciones de subordinación, así como las comunicaciones entre los responsables empresariales del periódico y la dirección de ETA.

El contacto por parte de ETA era José María Olarra, mientras que desde el lado Orain-Egin era Xabier Alegría, aunque también realizaban comunicaciones Pablo Gorostiaga, los hermanos Patxo e Isidro Murga y Ramón Uranga.

Fuentes judiciales no descartaban anoche que el juez mantuviera el secreto sumarial, aunque es posible que en breve levante el secreto sobre algunas de las resoluciones adoptadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de julio de 1998