Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL MÉDICO EN CASA

El gazpacho evita la deshidratación

La deshidratación se produce cuando la cantidad de agua que sale de nuestro cuerpo es superior a la que entra. ¿Cómo? Pues con el sudor, la respiración, las heces, la orina; o con otros trastornos como los vómitos, las diarreas, la fiebre o los golpes de calor. Los grupos de riesgo más propensos a sufrir este problema en verano son los niños, (en especial los lactantes), los ancianos -"sobre todo los que viven solos", dice el jefe de la Unidad de Nutrición del Virgen del Rocío, Pedro Pablo García Luna-, los enfermos, y los trabajadores que realizan tareas especialmente duras. Para evitar que la deshidratación se produzca, se recomienda, en primer lugar, beber mucho líquido (agua, leche, zumos, refrescos, infusiones...); alcohol no, que, sobre todo en los grupos de riesgo, puede acentuar los efectos negativos. A los niños no hay que abrigarlos demasiado; ropas ligeras que se puedan quitar y poner fácilmente son suficientes. En la playa, o en el campo, la exposición directa al sol debe evitarse durante las horas centrales del día. Asimismo, no es conveniente hacer ejercicio físico intenso, y menos en ambientes calurosos; buscar para la práctica del deporte las primeras horas del día o las últimas de la tarde, es lo recomendable. El endocrino García Luna asegura que para evitar la sorpresa de una deshidratación conviene mantener una alimentación adecuada. En ese sentido recomienda aumentar el consumo de frutas y verduras en verano; así como la cantidad de ensaladas. "Especialmente el gazpacho", dice, "que, además de ser nutritivo, aporta gran cantidad de sales y agua". Por último, una remedio casero que nos ayudará a mantenernos hidratados, es el de beber, varias veces al día, del combinado que se obtiene mezclando un litro de agua, una cucharadita de sal, una pizca de bicarbonato sódico, 2 ó 3 cucharadas de azúcar y zumo de limón a discreción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de julio de 1998