Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GOLPE AL ENTRAMADO DE ETA

Garzón cierra "Egin" por ser un "instrumento del entramado delictivo de ETA-KAS"

El juez Baltasar Garzón acordó ayer clausurar y suspender las actividades del diario Egin y de la emisora Egin Irratia por entender que ambos medios informativos forman parte del entramado delictivo de ETA-KAS. El magistrado, que se desplazó al País Vasco para coordinar la operación, ordenó la detención de 11 personas, miembros de los consejos de administración de la empresa editora de Egin y de otras empresas instrumentales, a los que se imputan delitos de pertenencia o colaboración con banda armada y alzamiento de bienes.

El caso, que está declarado secreto, forma parte de la operación contra el entramado financiero de ETA iniciada el pasado 28 de mayo.

Garzón realizó registros en las sedes y delegaciones del periódico en el País Vasco y Navarra y se incautó de documentación, ordenadores y algunas piezas de la maquinaria, esto último con la finalidad de impedir que hoy se pudiera imprimir Egin.

El juez aplicó los artículos 127 y 129 del actual Código Penal, que establecen el comiso de los instrumentos utilizados para cometer el delito y la clausura de la empresa, de forma temporal, así como la suspensión de las actividades de la sociedad por un tiempo no superior a cinco años.

La ley permite al instructor que adopte estas medidas para prevenir que continúen las actividades delictivas.

En el auto dictado por el juez, con total apoyo del fiscal, se establece que ya en los documentos incautados en 1992 a la cúpula de ETA en Bidart (Francia) se describía el denominado proyecto Udaletxe, que recogía la estrategia del entramado ETA-KAS para introducirse en diversos campos de actividad legal en el País Vasco y en el que el diario Egin y la sociedad editora Orain constituían el instrumento de la organización para la penetración en los medios y como sistema de propaganda.

Según el auto de Garzón, Egin-Orain forman parte del "entramado delictivo de KAS-ETA" y se subordinan a las órdenes que reciben de la organización.

Esta relación está fundamentada, según consta en la resolución judicial, en numerosos documentos, entre otros en los incautados al etarra José María Dorronsoro, detenido en París (Francia) en agosto de 1993, y prueban que Orain consultó los nombramientos de los consejeros de la sociedad y hasta el del director del diario Egin en 1987, Pablo Muñoz, que sucedió a José Félix Azurmendi.

El juez tiene documentadas las relaciones de subordinación y las comunicaciones de ida y vuelta entre Orain- Egin y KAS-ETA. El contacto por parte de ETA era supuestamente José María Olarra mientras que desde el lado de Orain- Egin la persona clave era Xabier Alegria, aunque también hay contactos de Pablo Gorostiaga, los hermanos Patxo e Isidro Murga y Ramón Uranga.

Alzamiento de bienes

El juez, además del delito de integración en banda armada, ha apreciado la existencia de otro de alzamiento de bienes. Éste habría sido cometido al descapitalizar y transferir todos los activos de Orain a sociedades instrumentales, entre las que destaca Ardatza, con el fin de eludir el pago de una deuda de casi 600 millones de pesetas a la Seguridad Social.

Según el auto dictado por Garzón, Orain es una empresa del entramado financiero KAS-ETA que sigue el dictado de la organización para poner a salvo los activos patrimoniales y evitar el embargo. Orain rinde cuentas, sigue instrucciones y distribuye los bienes - edificio, rotativa, ordenadores...- en más de 20 sociedades instrumentales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de julio de 1998

Más información

  • Detenidos 11 consejeros del diario, a los que se imputa pertenencia a banda armada