Cartas al director
i

Sefardíes

Como bien dice Yolanda Monge en su crónica publicada hace unos días en EL PAÍS, cuando los Reyes Católicos decidieron expulsar a todos los judíos de sus dominios no imaginaron que más de 500 años después aún habría sefardíes en el mundo que aspiraran a regresar a España. El caso del sefardí Moric Pardo, que vive en Sarajevo y regresó hace pocos días a Toledo, es conmovedor y paradigmático, como también lo es el extraordinario recibimiento de que fue objeto por parte del alcalde de Toledo, según la crónica, junto al entusiasmo que produjo su presencia en la ciudad.Moric Pardo, un judío y español sin patria, como dice la crónica, descubrió, después de dar vueltas por el mundo, que quería volver a España, la verdadera patria de sus antepasados, quienes fueron expulsados luego de vivir allí durante 1.500 años.

Es conmovedor, como digo más arriba, habida cuenta que mientras en Europa, en general, crecen los movimientos políticos que promueven la discriminación, en España eso no sólo no sucede, sino que además reafirma la idea de revisar una historia de exilios que comenzó hace 500 años. El exilio sefardí parece haber terminado. Toledo, como dijo Pardo, podrá ser ahora La Meca de los sefardíes.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de julio de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50