Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iniciativa y CC OO denuncian en la fiscalía las irregularidades del Consorcio de Turismo

El grupo parlamentario de Iniciativa per Catalunya-Els Verds (IC-EV) y Comisiones Obreras han presentado dos denuncias ante la Fiscalía de Cataluña por las irregularidades descubiertas en la contabilidad del Consorcio de Promoción Turística de Cataluña, propiedad de la Generalitat en un 95%. Las anomalías corresponden, en su mayoría, al periodo en que el consorcio estuvo dirigido por Joan Cogul y Lluís Alegre fue consejero de Turismo.

Las dos denuncias se han producido un mes después de que los votos del PP, Convergència i Unió (CiU) y el Partit per la Independència (PI) impidieran una comisión de investigación sobre las irregularidades apreciadas por los grupos de IC-EV, Esquerra Republicana (ERC) y el Partit dels Socialistes (PSC) en las cuentas del Consorcio de Turismo. La denuncia de IC a la fiscalía, cuyo jefe es José María Mena, incluye el resultado de varias auditorias que descubren un déficit de 523 millones de pesetas en las cuentas del Consorcio de Promoción Turística, hoy Turismo de Cataluña. Las auditorías de la Intervención de la Generalitat y de Audiec acompañan esta denuncia, presentada hace una semana y tramitada por los fiscales. Entre las principales irregularidades sometidas a la fiscalía se encuentra la contratación de informes a varios ex altos cargos del Departamento de Turismo de la Generalitat por valor de 200 millones en cinco años. De esta cantidad, 153 millones fueron ordenados y pagados por Cogul a empresas relacionadas con antiguos cargos del departamento y del propio consorcio -Àngel Miguelsanz y Alexandre Betoret, respectivamente- o a compañías de conocidos militantes de Unió, como el ex concejal de Barcelona Modest Batlle y el secretario de la Fundación Fecea, Víctor M. Lorenzo. Informes y gastos Cogul encargó informes y servicios sin concurso, muchos de ellos a firmas amigas de su ciudad de origen, Reus: Sun Big 2000, FMG, Stone Up, JAM y Bewertour. Alguno de los informes redactados por los consultores de Reus coinciden exactamente con la traducción al catalán de informes realizados por el Ministerio de Comercio. Además, Cogul favoreció la compra de artículos de promoción a unos pocos proveedores (algunos también de Reus): Publiobjeto, Spot, Big Stone. En muchos casos, las auditorías sostienen que el material se compró por encima de su precio de mercado. Además, una escuela de idiomas de la esposa de Cogul se convirtió en la proveedora de traducciones del consorcio. Cuando Cogul dejó el consorcio, se inventarió el material de promoción en existencias y su valor superaba los 100 millones de pesetas. PASA A LA PÁGINA 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de julio de 1998

Más información

  • Las anomalías ascienden a unos 530 millones