Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES PRIMARIAS EN EL PSOE

El candidato vencido en Aragón no acata el triunfo de su rival

Será la Comisión de Garantías electorales del PSOE aragonés quien proclame al candidato vencedor en las primarias para la presidencia de esta comunidad autónoma. Ganó Marcelino Iglesias. Pero su triunfo como candidato a la presidencia de la Comunidad Autónoma aragonesa ha vuelto a poner sobre la mesa la división del Partido Socialista de Aragón. Seis horas después de cerrarse las urnas, el secretario de organización de la Comisión Ejecutiva Regional, Pedro Luis Martínez Pallarés, mostraba los datos de unas votaciones que daban a Iglesias el 50,88% de los votos emitidos frente al 49, 22% de Isidoro Esteban.Antes de proclamar un resultado -estaban escrutados el 96% de los votos-, el propio Martínez Pallarés recalcó su provisionalidad "hasta que no se reúna la Comisión de Garantías".

MÁS INFORMACIÓN

La larga noche del PSOE aragonés se caracterizó por el cruce de acusaciones, en las que el anuncio de Esteban de que había habido actas amañadas, datos retenidos e incluso pucherazo en algunas agrupaciones oscenses, contrastaba con la rapidez con que se dieron los resultados a las alcaldías de las tres provincias aragonesas.

La Comisión Provincial de Zaragoza, afín a Iglesias y Carlos Pérez Anadón, proclamó a las diez de la noche a Belloch como candidato a la alcaldía. Éste tendió la mano a Pérez Anadón, que obtuvo el 42,08% de los votos. A partir de ahí, la batalla de los socialistas se libró en la Comunidad. Isidoro Esteban compareció dos veces para asegurar: "Según mis datos, soy el ganador".

El sector de Iglesias acusaba a la ejecutiva regional, afín a Esteban, de retener datos y de excluirlos del proceso de recuento de votos. Iglesias sólo compareció minutos antes de ser proclamado para decir: "Mis datos hablan de que gano por 500 votos".

En Huesca, Iglesias ganó con el 82,56%, Esteban lo hizo en Teruel con el 79,71%, y en Zaragoza éste obtuvo el 51,86% frente al 48,14% del primero. Ayer por la mañana las aguas seguían revueltas. Iglesias pedía un gesto de elegancia a Esteban. Éste aseguró que sólo reconocerá la victoria de su rival si mañana la Comisión de Garantías lo proclama candidato.

Coincidían en algo. "Es cierto que el XI congreso se cerró en falso y habrá que arreglarlo", aseguraba Esteban. En ese congreso Iglesias, hasta entonces secretario general del Partido Socialista aragonés, renunció a volver a presentarse, aunque había ganado la mesa ante la candidatura de Esteban. "Entonces me equivoqué", reconocía ayer. "Lo hice para no romper el partido y los resultados son peores"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de junio de 1998