Cientos de mujeres exigen en Belgrado que sus hijos no sean enviados a Kosovo

Varios cientos de mujeres se manifestaron ayer frente al cuartel general del Ejército yugoslavo en Belgrado pidiendo la vuelta de sus hijos llamados a filas y enviados a Kosovo. Las mujeres exigían el regreso de los movilizados y que en su lugar fueran el presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, y su hijo Marko.El ministro de Información serbio, Alexandr Vucic, afirmó que comprende la preocupación de las madres, pero que hay que defender el territorio de Kosovo. «Si preguntamos a estas madres a quién pertenece Kosovo, si a Serbia o a los terroristas, dirán que Kosovo es parte de Serbia», subrayó.

Vucic confirmó que el Gobierno de Belgrado está dispuesto a reanudar las negociaciones con los albano kosovares en cualquier momento, pero que la otra parte rechaza hablar de paz. «No hay problema por el lado serbio», dijo Vucic. «Tan pronto como los líderes políticos albaneses estén dispuestos a hablar de paz, el diálogo comenzará de nuevo».

El ministro añadió que no se puede esperar que se acepte la petición de retirar a la policía y al Ejército que luchan contra el Ejército de Liberación de Kosovo (ELK), a cuyos miembros calificó de «terroristas», mientras la insurgencia albano kosovar no deje de operar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de junio de 1998.

Lo más visto en...

Top 50