PP y UV trasladan sus enfrentamientos a los actos institucionales de las Cortes Valencianas

El presidente y el vicepresidente primero de las Cortes, el regionalista Héctor Villalba y el popular José Cholbi, respectivamente, convirtieron ayer en un cruce de reproches la explicación triunfalista del balance de gestión realizado por la Cámara legislativa en el periodo de sesiones que acaba de concluir. Mientras Villalba enumeraba las actividades legislativas y de otro tipo realizadas por las Cortes, Cholbi aguardaba a su lado para reprocharle su falta de adhesión a un homenaje que diversas entidades quieren hacer al fallecido González Lizondo.

Villalba se ha situado de nuevo en el ojo del huracán después de que el pasado lunes su opinión sobre la adhesión o no de la Cámara al acto de homenaje a su antecesor -el fallecido Vicente González Lizondo- fuese interpretada de manera distinta por cada uno de los grupos parlamentarios. El presidente de las Cortes señaló -según la copia del acta mostrada por Cholbi- que la institución ya había homenajeado a González Lizondo con la distinción Francesc de Vinatea. Una afirmación que fue interpretada, por unos, como que estaba a favor de que las Cortes enviasen representación institucional al homenaje, y, por otros, como que no. Héctor Villalba convocó ayer una reunión de la Junta de Portavoces de la Cámara para resolver la polémica generada, especialmente con el Partido Popular, que ya ha anunciado que se volcará en el acto de homenaje. Una reunión en la que, si Villalba anuncia que está a favor de que institucionalmente se apoye el acto a González Lizondo, el vicepresidente del PP solicitará que conste en acta el cambio de opinión del presidente de la Mesa. Fuentes de Unión Valenciana consideran que los populares han decidido erosionar al máximo la figura del presidente de las Cortes y previsible candidato a la presidencia de la Generalitat Valenciana en los comicios autonómicos de 1999 antes del próximo periodo de sesiones. La presión sobre Villalba estaría acompañada, según círculos regionalistas, con el lanzamiento público de Olivia, la hija de González Lizondo. El objetivo sería desgastar a Unión Valenciana para evitar fugas en el voto que los populares recogieron en las elecciones que llevaron a Zaplana a la presidencia de la Generalitat. Con el acoso a Villalba el PP buscaría también debilitar la cohesión interna de Unión Valenciana. Situación a la que los regionalistas están dispuestos a responder poniendo en apuros al presidente de la Generalitat si es necesario. Irónico agradecimiento La tensión entre Villalba y Cholbi alcanzó ayer uno de sus puntos álgidos cuando el presidente de las Cortes anunció públicamente que había convocado hoy una reunión de la Junta de Portavoces para aclarar los malentendidos sobre el tema del homenaje a González Lizondo. Acto seguido, el vicepresidente Cholbi afirmó: "Quiero agradecer que nos hayamos enterado hace unos momentos que vamos a tener una reunión mañana". Los populares marcan el acento en que Villalba, desde la presidencia de las Cortes, dice unas cosas y hace otras. O dicho de otro modo, que UV quiere estar en el gobierno y en la opsoción a la vez. El portavoz adjunto del Grupo Socialista, Jesús Huguet, considera que el presidente de las Cortes debe explicar por qué anunció que las Cortes se sumaban al homenaje. Según dijo Huguet a Efe, "detrás de esto hay una pugna partidista, un intento del PP de fagocitar a ciertas parcelas de votantes de UV y por eso se está haciendo una polémica estéril de una cosa que no tiene mayor importancia". Por su parte, la portavoz de Esquerra Unida-Els Verds, Glòria Marcos, advirtió que su grupo "no quiere que se reescriba la historia" y que Unión Valenciana aproveche la Junta de mañana para "darle la vuelta al asunto" y cambiar su opinión respecto a la del lunes. Con anterioridad al cruce de reproches entre Villalba y Cholbi, el presidente de las Cortes explicó que la actividad parlamentaria había sido excelente y que tanto la Mesa como la Junta de Portavoces de las Cortes habían funcionado "dentro de los parámetros de la normalidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de junio de 1998.