Una tabacalera indemnizará con 150 millones a los herederos de un fumador

Nueva sentencia en EE UU contra la industria del cigarrillo

La tabacalera Brown & Williamson, fabricante de Lucky Strike, tendrá que pagar una indemnización de 950.000 dólares (unos 150 millones) a la familia de un fumador empedernido de esa marca de cigarrillos que murió de cáncer. Así lo ha decidido un jurado de Jacksonville (Florida), en una decisión que marca un nuevo hito en la dura batalla legal de los particulares y los poderes públicos de EE UU contra la industria del tabaco.

Los jurados norteamericanos son, en general, reticentes a la idea de responsabilizar a las empresas por las enfermedades o muertes de los fumadores. En algunos casos, las tabacaleras han llegado a acuerdos privados de indemnización con los demandantes antes de terminar el proceso legal; pero lo ocurrido en Florida sólo tiene dos precedentes y en ninguno de los dos casos las tabacaleras han llegado a desembolsar las indemnizaciones decididas por los jurados.Roland Maddox murió el pasado año de cáncer de pulmón a los 67 años de edad. Antes de dejar el tabaco en 1995 -un año antes de ser diagnosticado de cáncer- había fumado Lucky Strike sin filtro durante casi medio siglo. Su familia presentó la demanda con tres argumentos: que Brown & Williamson no fue diligente a la hora de informar al público de los riesgos del tabaco, que conspiró para ocultar esos riesgos y que fabricó y vendió un producto defectuoso. El jurado de Jacksonville aceptó estos argumentos.

"Estamos traumatizados por este veredicto; Brown & Williamson no hizo nada para influir en la decisión de fumar del señor Maddox", declaró un portavoz de esta tabacalera, la tercera de EE UU. La empresa presentó en el juicio testigos que aseguraron que Maddox era consciente de los peligros del tabaco y que bromeaba calificando cada cigarrillo como "un clavo" en su ataúd.

Esta es la tercera vez que un jurado norteamericano condena a una tabacalera a indemnizar a fumadores o herederos de fumadores. Uno de los otros dos casos está pendiente de recurso ante un tribunal superior; en el otro, el recurso terminó con la anulación de la decisión del jurado.

En junio del pasado año, las tabacaleras intentaron poner fin a las acciones legales planteadas por los poderes públicos con un acuerdo con 40 Estados para pagar 368.500 millones de dólares en compensación por los gastos sanitarios derivados del consumo de tabaco. Pero ese acuerdo está muerto y en la actualidad el Congreso de EE UU discute una ley alternativa propuesta por el senador John McCain.

En el marco del debate sobre esa ley, el Senado aceptó el miércoles subir las tasas sobre los cigarrillos en 1,10 dólares por paquete, siempre que el Gobierno utilice esos nuevos ingresos para reducir la presión fiscal sobre los matrimonios de rentas bajas y medias. La mayoría republicana, contraria por principio a la subidas de los impuestos, sólo aceptó tasar más el tabaco si a cambio se elimina la penalización que sufren las parejas casadas legalmente en el impuesto sobre la renta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de junio de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50