Clos y Macias anuncian un pacto sobre la tercera pista de El Prat

Hay acuerdo sobre la tercera pista de El Prat y se hará público la semana que viene, según coincidieron ayer en anunciar el consejero de Política Territorial, Pere Macias, y el alcalde de Barcelona, Joan Clos.Ninguno de los dos quiso ser más preciso ni entrar en los detalles del pacto. "Hay muy buena voluntad por parte de todos, tanto por parte del aeropuerto como por parte de Fomento", dijo Pere Macias en el programa Bon dia, Catalunya, en TV-3. El consejero aseguró que hay un abanico de soluciones para la tercera pista, de forma que el aeropuerto tenga una capacidad de 40 millones de pasajeros al año. Y añadió que algunas de estas soluciones afectan a "cero metros cuadrados de las zonas protegidas". Las obras podrán empezar pronto, aseguró Macias, ya que al no suponer modificación de las zonas protegidas no sería necesaria la autorización de Bruselas para acometerlas. Por consiguiente, a finales de verano podría haber un plan director que permitiera el arranque de todo el proyecto. El optimismo de Macias fue compartido por Joan Clos, que también vaticinó el anunció del contenido del pacto sobre la tercera pista para la próxima semana, si bien respetó el "pacto de silencio" que se dieron las administraciones hace dos semanas, aunque fue roto por el ministro de Fomento, Rafael Arias Salgado, que reiteró que los técnicos del ministerio eran partidarios de construir la tercera pista a 1.350 metros de distancia. Arias Salgado aseguró que el informe técnico no señalaba que esta opción supusiera graves inconvenientes para la ecología.. Distancia En las últimas reuniones de los negociadores, según explicó ayer uno de ellos, había un cierto acuerdo sobre un hecho que, hasta ahora parecía ser el núcleo de la discordia: la distancia de la tercera pista no es un factor esencial. Una vez admitido que tenga 2.800 metros, una longitud menor que la actual, se puede colocar de forma que el impacto sobre los humedales sea mínimo. Lo que de verdad se convierte en problema, explicó la misma fuente, es la ubicación de los satélites (edificios entre ambas pistas desde los que los pasajeros acceden a los aviones). El mantenimiento de la pista transversal, dificulta especialmente su distribución, de forma que si se escoran hacia un lado o hacia otro, tienen mayor o menor impacto. La solución a este problema es la que, supuestamente, será anunciada la próxima semana, si bien parte de la misma tendrá que ser despejada por el plan director. Este incluye la ubicación de la pista y del conjunto de servicios aeroportuarios, incluyendo los aspecto terrestres relacionados con los accesos de vehículos, hangares, zonas de carga y descarga, terminales, etcétera. También se pretende que incluya la estación de tren, adaptada a la recepción de cercanías, regionales y alta velocidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS