Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP ultima una ordenanza municipal para combatir los vados ilegales

Los dueños de vados permanentes deberán matricularlos e instalar una placa homologada por el Ayuntamiento. El Gobierno municipal ultima una ordenanza para regular la situación de los cerca de 24.000 pasos de carruajes que existen en la ciudad. La norma, que el PP quiere aprobar en julio, pretende combatir los vados ilegales. También se acabará la heterogénea gama de señales y placas que ahora distinguen estos tramos privilegiados de calle. Desde enero, los bordillos de los pasos deberán pintarse de amarillo y negro.

Mercedes de la Merced, tercera teniente de alcalde, explica que con la entrada en vigor de la nueva norma "los ciudadanos podrán construirse por su cuenta los vados". "No como ahora", explica De la Merced, "que tiene que ir una empresa contratada por el Ayuntamiento a hacerlo".El texto de la ordenanza obligará a los dueños de vados a colocar un distintivo homologado en la puerta. Actualmente, cuando el paso ya está construido, los propietarios clavan en la pared una señal que compran en un establecimiento. Pero esto no es obligatorio ni existe un modelo unitario. "En muchas zonas de la ciudad, sobre todo en Centro, hay tal lío de placas y de letreros que un automovilista no sabe si lo que tiene delante es vado o no, y al final aparca, causando un perjuicio al que paga por tener el trozo de calle libre", apunta Enrique Torres, uno de los técnicos que elaboran la ordenanza.

Desde enero, fecha prevista para la entrada en vigor de la ordenanza, los propietarios de vados, que pagan un impuesto anual de entre 20.000 y 100.000 pesetas (en función de la categoría fiscal de la calle), tendrán que colocar todos la misma señal, que contará con un número de matrícula y el logotipo del Ayuntamiento. Será una forma de controlar los vados ilegales. "No sabemos cuántos hay, pero sabemos que existen. De esta manera saldrán, porque será muy fácil localizarlos con la matrícula. Si alguien no la tiene, es que algo pasa", explican los técnicos.

Otra de las novedades que traerá la norma es la de obligar a los propietarios a arreglar el tramo de acera y de bordillo rebajado en caso de desperfecto. Hasta ahora, esa obra corría por cuenta del municipio. También deberán pintar líneas discontinuas negras y amarillas en el tramo donde está prohibido aparcar. "Escucharemos todas las sugerencias del PSOE e IU, porque a mí me gusta que todas las ordenanzas que llevo al pleno se aprueben por unanimidad", explica De la Merced. El edil socialista Eugenio Morales apoya la ordenanza: "Me parece bien que haya un control de los vados, ya que el espacio de la ciudad es un bien escaso. Lo único que lamento es que Madrid sea una de las últimas ciudades en tener una regulación de este tipo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de junio de 1998

Más información

  • Los dueños de pasos de carruajes deberán acondicionar las aceras