Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:PUBLICACIONES

Un libro ofrece un recorrido mágico por el Madrid más misterioso

"Un gato oscuro se introduce secretamente cada noche en el templo de Debod por un túnel que nadie sabe dónde está. Este hecho es el más reciente de la historia del Madrid enigmático y trae de cabeza a los vigilantes del templo egipcio, traído piedra a piedra desde Nubia en el año 1970. Debod, que en la lengua del Alto Egipto significa templo, se yergue misterioso sobre el antiguo Cuartel de la Montaña, cerca del parque del Oeste, en el paseo de Rosales. Si el transeúnte continúa por este paseo, cruza la plaza de España y atraviesa el Palacio Real, al descender a la derecha, no lejos del muro de la catedral de la Almudena, hallará un parque dedicado al emir Mohamed I. Pintada sobre una de las dos columnas de entrada, una estrella de cinco puntas atrapada en un círculo anuncia un enclave satánico. Justo detrás, hace apenas unos años, fue hallado allí un templo dedicado a ritos diabólicos, los mismos que se emplearon entonces, en los cercanos jardines de Sabatini, para sacrificar distintas e infortunadas aves de corral...".

Estos hechos no pertenecen a la ficción. Forman parte del relato que surge de los labios de una joven de ojos azules y grandes pupilas color avellana, de pelo fosco y maneras suaves. Experta en psicografología y ufóloga, jueces y policías le piden su consejo pericial ante los estrados. Se trata de Clara Tahoces, de 29 años, que acaba de publicar su Guía del Madrid mágico (Martínez Roca Ediciones), que ayer presentó en un recorrido por los que cree principales enclaves del Madrid de los enigmas.

Palacio de Linares

En el trayecto no podía faltar el palacio de Linares, donde, en medio de una estruendosa tormenta, explica el contenido de su libro. "He intentado contar los hechos, las leyendas y los mitos más relevantes de un Madrid que vive ahí mismo, oculto detrás del fragor de la ciudad", comenta Clara. Hace ocho años, ella fue una de las personas que pasaron 27 horas en el interior -lleno de espejos- del entonces desvencijado y misterioso palacio de la plaza de Cibeles. Tahoces intentó captar las psicofonías -las pervivencias sonoras- allí presuntamente detectadas, que causaron revuelo en toda la ciudad y convirtieron al palacio en paraje morboso.Con tesón, se ha zambullido en la historia de Madrid y ha conseguido reconstruir, entre otras, la verdadera historia del doctor Velasco: quien fuera en el siglo XIX director del Museo Etnológico y eminente cirujano del hospital de San Carlos desató espeluznantes habladurías por habérsele atribuido el embalsamamiento de su hija muerta y su asistencia con ella a la ópera. Clara Tahoces ha hallado esa momia y da cumplida cuenta de este y otros misterios madrileños. Su libro incluye itinerarios detallados de rutas mágicas y un plano astral de Madrid, mientras despeja viejas incógnitas. Para plantear otras nuevas y enjundiosas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de junio de 1998