Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denunciar los abusos a menores es más fácil ahora, según un experto

Los españoles sólo dan a conocer el 12% de los casos registrados

"El abuso sexual en los niños no es un problema nuevo. De hecho, en los últimos cincuenta años no han aumentado, aunque tampoco han disminuido. La ventaja es que nos encontramos en una coyuntura favorable para romper el silencio". El catedrático de sexología de la Universidad de Salamanca, Félix López, valoró de esta forma la situación de las agresiones sexuales a menores, y abogó por una actitud de "menos alarma y más eficacia" en las políticas de prevención y protección de los niños. Según López, "aún siendo muy importante, en algunos casos se ha sobredimensionado el problema por los intereses que sea". El catedrádico explicó que los datos de abusos a los niños en España son similares a los del resto de países occidentales, e hizo referencia a un informe que presentó el año pasado la Fundación Cooperación y Educación (Funcoe) en el que se señala que un 23% de niñas y un 15% de niños españoles sufren abusos sexuales antes de cumplir los 17 años (véase EL PAÍS del 7 de junio de 1997). No obstante, hay que tener en cuenta que se registran como abusos sexuales problemas de exhibicionismo o agresiones verbales.

"Es necesario realizar un trabajo serio de prevención y de detección de los casos de abusos", señaló López. "Estamos en unas condiciones adecuadas para dar a conocer este problema", manifestó el catedrático, que comparó la actual situación de la sociedad española con la de hace varias décadas, "cuando era prácticamente imposible que estos casos saliesen a la luz". Para López, un mayor conocimiento de lo que son los abusos y una mayor sensibilización servirá para que haya más denuncias.

Pocas denuncias

"Hay que saber comunicarse con los hijos. Cuando un niño dice que está sufriendo un abuso, nunca miente", señaló López, que añadió que la cifra de denuncias por un abuso sexual es ridícula. El informe al que se hizo referencia ayer señala que los españoles sólo denuncian el 12% de los casos que conocen, en muchas ocasiones por temor a que la publicidad que se de al caso pueda afectar a sus propios hijos o porque piensan que es una intromisión en la vida de los demás.Según el catedrático, hay que acabar con algunos tópicos en el tema de los abusos que acaban convirtiéndolo en un tabú, lo que dificulta la detección de los casos. "Es una creencia generalizada que todos los niños que han sufrido abusos sexuales tendrán graves secuelas, y esto no es así". Según López, "no todas las víctimas necesitan un tratamiento, pero lo que sí que precisan todas es ayuda, de ahí la importancia de educar a padres y profesores para evitar que el caso se sobredimensione por una postura intervencionista".

Félix López participó ayer junto a la presidenta de Funcoe, Purificación Llaquet, en la presentación del Seminario europeo sobre la prevención del abuso sexual de menores, que bajo el lema Rompiendo silencios, se celebra hoy y mañana en Valencia. En estas jornadas, que según Llaquet tienen como objetivo profundizar en el conocimiento de los abusos a menores para poder trabajar mejor en el campo de la prevención, participarán una decena de especialistas en sexología y en el mundo del menor.

Aspectos educativos, legislativos, de prevención, detección y tratamiento de los abusos sexuales componen el programa de este encuentro, organizado por Funcoe. La presidenta de esta entidad, que está dedicada a la defensa de los derechos de la infancia, manifestó que "muchos padres y educadores carecen de información sobre este tema", y destacó la importancia de jornadas como ésta para concienciar a la sociedad de la necesidad de "romper el silencio" ante los casos de abusos sexuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de junio de 1998