Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Rupérez e Israel

Vergüenza ajena, no puede ser, esto es una conspiración contra la política de España en Oriente Próximo. Éstas eran mis primeras impresiones al leer el artículo publicado por EL PAÍS el lunes 25 de mayo bajo el título Felicidades, Israel, del presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados. Mientras leía el artículo se me revolvía el estómago: ¿cómo se le ocurre decir que los judíos y los que no lo son sienten alegría por el 50º aniversario de la fundación de Israel? Señor Rupérez, cuando opine, hable en primera persona, no confunda ni se pierda, no alucine.A lo largo del artículo no menciona para nada los esfuerzos de España para alcanzar la paz en Oriente Próximo. Olvida que el señor Moratinos, un gran diplomático español, es el enviado de la UE a la zona, y que el primer encuentro entre árabes e israelíes se celebró en Madrid, en la Conferencia de Paz, y que ésta no es la postura del PP ni del Gobierno español; también olvida que los israelíes, para construir su Estado, han tenido que destruir a otro; ellos, que fueron víctimas, hoy, parte de ellos, se han convertido en verdugos de más de siete millones de palestinos.

Para el próximo artículo, señor Rupérez, reflexione un poco, no dañe la buena opinión de España ni sus intereses en el mundo árabe. Sea algo responsable y déjese de frivolidades si no quiere que dudemos de su capacidad de hombre de Estado.- Miembro de la junta directiva de la Asociación de Periodistas Árabes en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de junio de 1998