Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Labein se convierte en fundación con un capital inicial de 250 millones aportados por 31 empresas y entidades

Un total de 31 empresas y entidades financieras han entrado como socias en la recién constituida fundación Labein, que hasta ahora funcionaba como un centro adscrito a los Departamentos de Industria y Educación del Gobierno vasco. Iberdrola, Ingelectric Team, Cementos Lemona, Cementos Rezola e Idom son algunas de las 26 empresas miembros de la nueva Labein, en la que han entrado además BBK, BBV, Caja Laboral y Banco Santander. Entre todas, han aportado un capital inicial de 250 millones de pesetas a la fundación, en la que participan también las instituciones vascas. Labein, el laboratorio tecnológico vasco más antiguo, ha participado en 80 proyectos europeos de I+D [Investigación y Desarrollo] con un presupuesto total de 22.000 millones de pesetas, lo que le convierte en el centro español que más contratos internacionales ha obtenido en los últimos 11 años, según aseguró su presidente, Francisco Albizu. Los proyectos internacionales constituyen una octava parte de la cifra de negocio del centro bilbaíno, que cerró 1997 con una facturación de 1.750 millones de pesetas. "Los contratos en el exterior benefician luego a las empresas vascas, a las que ofrecemos tecnología", señaló el presidente de Labein. La Unión Europea es el principal campo de acción exterior de la fundación, que ha sido nombrada por la Dirección General XIII Euroconsultor en Medio Ambiente. Labein participa además en algunos de los proyectos europeos de investigación más punteros, como el desarrollo de un prototipo de seguridad para los vehículos, la difusión entre las empresas de la nueva tecnología de Computación de Altas Prestaciones (HCPN), y coordina el proyecto de Compatibilidad Electromagnética, que incidirá en el proceso de producción de los fabricantes de equipos eléctricos y electrónicos del continente. Fuera del marco comunitario, la fundación ha firmado un acuerdo con el grupo Nemko para favorecer la entrada en la Península Ibérica de los productos de esta firma noruega y gestiona el plan de formación medioambiental del Gobierno chileno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de mayo de 1998