Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta estima que el chabolismo en Málaga y Sevilla acabará en tres años

El consejero de la presidencia, Gaspar Zarrías, afirmó ayer que en un plazo de tres años se podrá erradicar "en gran medida" el chabolismo en Sevilla y Málaga, las dos ciudades andaluzas donde se produce este fenómeno, que afecta a unas 1.000 familias. Zarrías hizo esta afirmación después de firmar un convenio con la alcaldesa de Sevilla, Soledad Becerril (PP), para trabajar de forma conjunta en la eliminación de las 500 chabolas que hay en la ciudad, y en la integración social y laboral de sus residentes.

La Junta destinará 3.676 millones de pesetas en un plan para toda Andalucía, lo que Zarrías consideró como "una apuesta fuerte por la solidaridad" que hace la Administración autónoma ante "una necesidad apremiante" que tienen las familias. El Ayuntamiento, por su parte, se "volcará" proporcionando suelo en el que la Junta hará las casas que sustituyan a las chabolas y proporcionará servicios sociales, de salud y educativos para luchar contra el chabolismo, indicó la alcaldesa, quien coincidió con el consejero en el plazo dado para erradicar el problema. Zarrías destacó la forma en que afecta el chabolismo a los más pequeños, que "nunca encontrarían una explicación de su exclusión social", y señaló que se han marcado como objetivo lograr la igualdad de oportunidades mediante la dotación de viviendas dignas y garantías sociales, de salud, educativas y en la preparación al empleo. Los pasos para erradicar el chabolismo se están dando a "una velocidad de vértigo", según Zarrías, porque se ha aprobado en pocas semanas el plan y se ha negociado "en poquísimo tiempo" con los ayuntamientos afectados. Zarrías hizo una mención especial a la labor de las ONG y al movimiento vecinal para combatir "este modo de vida tan precario y tan injusto", y pidió a los vecinos "comprensión y colaboración" porque su respaldo es "clave" para acoger en sus barrios a los chabolistas. Existe la posibilidad de que aumentan los chabolistas por la aplicación de este plan, a pesar de lo cual Zarrías señaló que "merece la pena intentar" erradicar estos asentamientos. La alcaldesa de Sevilla afirmó que "el chabolismo es uno de los grandes problemas de las grandes ciudades", y señaló que "tenemos que revelarnos y sublevarnos" para combatirlo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de mayo de 1998

Más información

  • Zarrías y Becerril firman un convenio para eliminar la infravivienda