Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los GRAPO chantajean por carta a 40 empresarios

Al menos cuarenta empresarios domiciliados en Madrid, Barcelona, Sevilla, León, Valencia, Burgos, Asturias y Albacete han recibido cartas de los GRAPO en las que esta organización terrorista les exige varias decenas de millones de pesetas como impuesto revolucionario, según han confirmado fuentes policiales. La siembra de cartas, rubricadas por el Comando Central de los GRAPO, se inició el pasado jueves."En nuestros ficheros figura usted con el nombre clave de... [seis letras y cuatro números], por lo que en nuestras comunicaciones, y para evitar que sea extorsionado por la policía política, nos identificaremos haciendo referencia a la misma. Espere noticias", se señala en la misiva, que expertos de la lucha antiterrorista consideran "auténtica".

Entre los chantajeados hay constructores, propietarios de empresas eléctricas y de otros sectores a cada uno de los cuales los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre exigen el pago de entre 30 y 50 millones de pesetas para "atender las necesidades de nuestro movimiento". "Supondría un error por su parte subestimarnos o tratar de burlar nuestra justa demanda", advierte la organización en la carta, difundida ayer por el diario Abc.

Fuentes policiales consideran que esta ofensiva de los GRAPO se debe a su necesidad de recaudar dinero tras haber agotado los más de 300 millones de pesetas obtenidos de la familia del empresario Publio Cordón, que se halla en paradero desconocido desde que hace más de 1.000 días fuera secuestrado por un comando de estos grupos.

Los GRAPO aseguraban en un comunicado difundido el pasado 30 de abril que han incorporado a sus filas "a nuevos combatientes", además de haberse rearmado "para proseguir el combate con más eficacia". Los expertos consideran que, aunque la organización tiene una débil infraestructura, podría asaltar el domicilio de algunos de los extorsionados y mantener secuestrada a la familia mientras alguno de sus miembros va a sacar del banco la cantidad exigida. Los GRAPO ya han perpetrado este tipo de actuaciones en el pasado.

Según las mismas fuentes, la situación económica de algunos de los chantajeados no les permite en modo alguno afrontar el pago de los 30 millones que les exigen. Tal es el caso de un empresario que, tras cambiar de actividad, actualmente es titular de una firma que cuenta sólo con cuatro empleados.

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, se limitó a confirmar ayer en Nápoles (Italia) esta campaña de los GRAPO. "Me parece que hablamos demasiado de los terroristas y no estoy dispuesto a que en medio de la angustia que provoca ya ETA en España, darle más relevancia de la que se merecen grupos de estas características", declaró.

Fuentes policiales consideran que los GRAPO iniciaron el pasado enero una campaña terrorista -la última de cuyas acciones fue la voladura de repetidores de televisión el pasado 12 de abril- tras romperse las negociaciones que mantenían con el Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de mayo de 1998