Un protocolo familiar para evitar el "enchufismo"

Electrotécnica Arteche no está dispuesta a dar la razón a la máxima de que no hay empresa familiar que dure 100 años. Un protocolo firmado por los siete hermanos Arteche, hijos del fundador, marca unas condiciones muy estrictas para evitar que la empresa se convierta en "el refugio de toda la familia", apunta Unai Arteche. El propio presidente y otro familiar son los únicos Arteche con un puesto en la dirección, integrada mayoritariamente por consejeros independientes. El protocolo, firmado en 1980, fija también que sólo puede entrar a trabajar en la firma un hijo de cada uno de los siete herederos de Electrotécnica Arteche, y con condiciones. Únicamente entra un nuevo Arteche en la empresa si hay un puesto de trabajo disponible y si acredita su capacidad y experiencia profesional previa en otras empresas. El acuerdo no es fácil de cumplir en estos tiempos de paro, pero trata de evitar la suerte que han corrido numerosas empresas familiares, que caen en barrena con la tercera generación familiar, ajena al esfuerzo del fundador. "Los hijos no tienen por qué ser todos emprendedores, ni listos", señala Unai Arteche, mostrando una carpeta del archivo en la que se lee: "Electrotécnica Arteche, empresa familiar hasta 1981".

Más información
Un negocio que echa chispas
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS