Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno dice que su política de "centro izquierda" frena al PSOE

El Consejo de Ministros se celebró ayer en un clima de euforia, del que fue fiel reflejo su portavoz, Miguel Ángel Rodríguez. En pleno ejercicio de complacencia por el resultado del debate sobre el estado de la Nación y los resultados de las encuestas, Rodríguez dijo que "la política de centro del Gobierno del PP, que algunos consideraban clásicamente de centro-izquierda" deja "sin espacio al discurso del PSOE".

El Consejo de Ministros, que ayer se celebró por la tarde, a causa del debate sobre el estado de la Nación desarrollado por la mañana en el Congreso, concluyó, en su análisis del resultado del debate, que el Gobierno tiene una legislatura por delante con "un horizonte abierto y estable".El portavoz del Gobierno, en su euforia por los resultados de las encuestas respecto al debate sobre el estado de la Nación que dan a Aznar por vencedor sobre Borrell por abrumadora mayoría, prácticamente se quedó con todo el espacio electoral.

El Ejecutivo, según el portavoz, ya no sólo tiene asegurada la estabilidad con sus socios parlamentarios nacionalistas sino que "está trabajando intensamente en una política de centro, que algunos clásicamente consideraban de centro-izquierda". Por tanto, añadió, "se hace difícil que el PSOE pueda tener sus banderas políticas de izquierda" ya que "no tiene espacio donde pueda brillar su discurso político".

El portavoz enumeró las políticas sociales del Gobierno: diálogo con los sindicatos, plan de empleo, legislación sobre la objeción de conciencia, supresión del servicio militar y aumento de los presupuestos en sanidad y educación. "El candidato socialista se queda sin las clásicas banderas de izquierda que algunos dicen" pues "Aznar, al situarse en el centro, se sitúa en ocasiones en el centro-izquierda". "A la oposición, sólo le queda un discurso retórico. No tiene espacio", afirmó.

El Gobierno también concluye del debate que "ya no hay efecto Borrell". "No nos preocupa ni el efecto Borrell, ni el patinazo Borrell ni el defecto Yáñez", ironizó.

Rodríguez comparó el discurso "sólido" de Aznar con "la radicalidad e insolvencia" del candidato socialista. Argumentó la "radicalidad" de Borrell en "su irresponsabilidad por haber manifestado que el Gobierno ha maquillado las cuentas de la Seguridad Social y la está dinamitando". En cuanto a la "insolvencia", dijo que "nadie ha creído" las denuncias del candidato socialista referentes a la situación por las que atraviesan las cuentas de la Seguridad Social.

Ya lanzado en las descalificaciones, Rodríguez dijo que "es la primera vez que un portavoz parlamentario se ve obligado a dar una rueda de prensa al día siguiente del debate para explicarse". Tampoco se cortó en valorar como exageradas las denuncias de Borrell sobre el ruido suscitado en la Cámara por los diputados del PP para entorpecer su discurso. "Nadie se sorprende del nivel de ruido en los debates con expectación. Hubo más ruido en el discurso de Aznar por la mañana que en el de Borrell por la tarde". "Ni he organizado algaradas ni he encargado a un becario el discurso de Borrell", culminó a modo de chiste.

Acuerdos

El Consejo de Ministros aprobó ayer un real decreto por el que concede la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio al editor Hans Meinke, que actualmente preside el consejo de administración de Círculo de Lectores. También concedió este mismo galardón a Mariano Fernández-Daza Fernández de Córdoba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de mayo de 1998

Más información

  • El portavoz reitera que Borrell es "radical"