Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Grupo Mixto forzará un debate sobre la independencia antes de final del curso

El Grupo Mixto está decidido a forzar un debate sobre la independencia de Euskadi. El parlamentario de Democracia Foralista, Raúl Reyero, aseguró ayer que si la proposición de ley que presentó a la Cámara no es admitida por la Mesa, la reconvertirá en una moción o proposición no de ley. Los servicios jurídicos del Parlamento, que siguen estudiando la iniciativa, observan defectos de forma en la propuesta, cuyo objetivo es que los vascos se pronuncien sobre un referéndum para la independencia vasca.

"Si la proposición de ley no pasa el trámite de la Mesa estoy dispuesto a modificarla, convertirla en proposición no de ley, e incluso a recurrir al Tribunal Constitucional la decisión de la Mesa, pero ese debate se producirá antes de que acabe la legislatura en el Parlamento vasco". Así de seguro se mostró ayer el único diputado de Democracia Foralista de Álava (DFA), Raúl Reyero, que el pasado día 20 de abril presentó en el registro una proposición de ley titulada "Celebración de una consulta popular para conocer si los ciudadanos de la comunidad autónoma del País Vasco desearían ser consultados en referéndum sobre la independencia de Euskadi". Una vez registrada la iniciativa, pasó por la Mesa y el presidente del Parlamento, Joseba Leizaola, solicitó a los servicios jurídicos la elaboración de un informe que determine la legalidad y posibilidades de la propuesta de los nuevos foralistas. El informe no será devuelto hoy a la Mesa, sino el próximo martes. Sin embargo fuentes jurídicas consultadas dudan de que la proposición de ley vaya a pleno. "Tiene importantes defectos de forma", declararon dichas fuentes. Problemas de admisión "La comunidad autónoma no tiene competencias para legislar ese asunto. En todo caso, y aunque tampoco sería excesivamente pulcro, debería plantearse como una propuesta del Parlamento vasco a las Cortes para que se modifique, o bien la Constitución o bien la Ley de Referéndum". Según los juristas consultados, la Mesa tiene capacidad para considerar el asunto del suficiente calado político como para dar el visto bueno a su debate, pasando por alto los problemas de legitimación. "Es cuestión de voluntad política", declaró ayer Raúl Reyero. "No será la primera vez que un asunto pasa a pleno a pesar de no cumplir los requisitos formales", declaró. Reyero asegura que el debate acabará produciéndose, porque si las trabas formales impiden que la propuesta pueda ser validada, la reconvertirá como una proposición no de ley o una moción. Cualquiera de las dos fórmulas sería válida para llevar al salón de plenos de la Cámara el debate del referéndum sobre la independencia, aunque con un valor político rebajado sustancialmente. Los demás grupos están a la espera de que la Mesa adopte una postura concreta para comenzar a tomar posiciones sobre la iniciativa de DFA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de mayo de 1998

Más información

  • La actual proposición será rechazada por la Mesa del Parlamento