Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Pradera pide normas legales que impidan los "juicios mediáticos"

"No creo en los códigos deontológicos ni en que la profesión pueda autorregularse. Sí creo posible normas promulgadas por las Cortes que expresen criterios de defensa de la sociedad", dijo anoche en Sevilla el periodista Javier Pradera sobre los juicios paralelos y los excesos de la prensa. "Los jueces y los periodistas comparten el mismo grado de error y abuso", señaló Pradera, para quien las interferencias de la prensa en los procesos legales "son malévolas, sesgadas y, desgraciadamente, grandes".

La propuesta de Pradera, quien intervino en las jornadas sobre Juicios paralelos en los medios de comunicación organizadas por la Universidad de Sevilla y la Fundación El Monte, fue avalada por el periodista de El Mundo José Antonio Gómez Marín, quien reclamó "más normas, duras y exigentes, que pongan a la prensa en su sitio". En su intervención, Pradera desmontó las coartadas que los periodistas usan frecuentemente para justificar su irrupción en los procesos legales: su condición de especie de sacerdotes democráticos y la necesidad de satisfacer a la audiencia. "Si en el caso Arny hubiera aparecido implicado algun director de periódico, me pregunto cómo habría tratado ése medio el asunto. Los periodistas también creamos la demanda de nuestra oferta", señaló. "Todavía me tienen que demostrar por qué los periodistas tienen más sentido de la Justicia que los jueces", dijo Pradera, profundamente escéptico. No obstante, la invasión del juicio mediático no está protagonizada sólo por periodistas. Pradera señaló el caso del juez almeriense Joaquín Navarro Estevan quien, pese a estar en ejercicio, opina sobre sentencias en tertulias radiofónicas. "Eso me produce escándalo, vergüenza y estupor. Es una de las mayores anomalías de la cultura democrática", dijo. Gómez Marín también estuvo de acuerdo: "Sí, es intolerable que pontifique en público", dijo. Marc Carrillo, catedrático de Derecho Constitucional, señaló el contenido "espectacularmente ridículo" de muchas informaciones periodísticas sobre procesos legales y Jaime Nicolás, director del Instituto de Radiotelevisión observó que a pesar de que los medios "construyen" los delitos y las sentencias "otro delito mayor sería no informar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de mayo de 1998

Más información

  • El periodista dice que las interferencias de la prensa son "malévolas"