Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CCOO denuncia el mal estado de la Fiscalía de Menores de Málaga

La Fiscalía de Menores de Málaga ha cambiado tres veces de sede en menos de un año, pero los cambios de ubicación no han terminado de resolver sus problemas de espacio. La sección de Justicia de CCOO en Málaga ha vuelto a denunciar la situación "penosa" de esta oficina, que, desde el mes de abril, está ubicada en una vivienda de 60 metros cuadrados donde no hay sitio para todos los funcionarios, ni sala de espera para las visitas ni vigilante de seguridad.

La falta de espacio es un problema que padecen todas las dependencias judiciales de Málaga ubicadas en el Palacio Miramar. Sin embargo, la situación de la Fiscalía de Menores preocupa especialmente a CCOO "por lo delicado de los temas que trata", según José María Vico, delegado Justicia del sindicato. Esta oficina ha cambiado tres veces de sede en menos de un año. Primero ocupaba un local de 15 metros cuadrados en el Palacio de Miramar con ventilación insuficiente. De allí pasó temporalmente, y en medio de protestas del personal, a otro poco más grande pero que tampoco resolvía sus problemas. Finalmente, en el mes de abril, los propios fiscales solicitaron a la Diputación Provincial de Málaga que les cediera una vivienda que poseía en una calle aledaña al Palacio de Justicia. La Junta accedió a firmar un convenio con el organismo provincial y el traslado se hizo, pero los problemas no se han resuelto. Las únicas modificaciones que se han hecho en la vivienda para el traslado de la oficina ha sido la compra de mobiliario nuevo, pero el espacio es inadecuado. "Aquí no tenemos ni siquiera una sala de espera para que pasen los chavales que citamos a declarar y sus familiares", comenta una funcionaria. La habitación destinada a servir de sala de espera es la cocina de la vivienda, pero ahora está llena de sillas de oficina que esperan a que las retiren porque no caben en la casa. "Es un lugar inadecuado para trabajar y que tampoco reúne las condiciones de seguridad para el caso de que se organice algún tumulto, que no son muy frecuentes pero a veces ocurren", añade otro trabajador mientras muestra el lugar donde han tenido que improvisar el archivo: un cuarto de baño. La solución, para CCOO y para el fiscal jefe de Málaga, Manuel Villén, pasa por el traslado de la Fiscalía y el Juzgado de Menores a una nueva sede.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de mayo de 1998

Más información

  • Los traslados de la sede judicial no han acabado con los problemas