Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La colección Blake-Purnell trae al Museo Guggenheim el arte figurativo

La colección de obras de arte expuesta en el Museo Guggenheim de Bilbao sufrirá esta semana una variación sustancial, seis meses después de su inauguración. La oferta del museo se abre en su primera exposición temporal al realismo y al arte figurativo con una selección 60 obras, procedentes de los fondos reunidos por los coleccionistas neoyorquinos Melvin Blake y Frank Purnell. La muestra recorre el arte figurativo del siglo XX con obras de Fernando Botero, Lucian Freud y Antonio López, entre otros artistas.

Las salas del piso superior del Guggenheim, ocupadas en la exposición inaugural Los Museos Guggenheim y el arte del siglo XX por las obras de Julian Schnabel, Jean-Michel Basquiat y Miquel Barceló, albergarán a partir del viernes la muestra Forma y figuración: obras maestras en la colección Blake-Purnell. La selección de las obras que compondrán la exposición de Bilbao ha sido realizada por el catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Nueva York, Eduard J. Sullivan, especialista en arte latinoamericano. El comisario ha elegido entre las obras que ha adquirido el tándem Blake-Purnell a lo largo de 40 años, 60 piezas que representan las etapas modernas y contemporáneas, y sirven para complementar la escasa presencia del arte figurativo en los fondos del Guggenheim. Así, estarán en la exposición de Bilbao obras del británico Lucien Freud y el surrealista belga Paul Delvaux, entre otros artistas del siglo XX. Pero la parte más importante de la colección está formada por obras de artistas españoles y latinoamericanos. Además de la notable presencia de la pintura de Antonio López, la exposición contará con una serie de obras de artistas encuadrados en la escuela realista madrileña, como Rafael Cidoncia, Florencio Galindo, Julio y Francisco López Hernández, Matías Quetglas, Carmen Laffón e Isabel Quintanilla. Los neoyorquinos Melvin Blake y Frank Purnell, ya fallecido, iniciaron conjuntamente su colección de arte en los años 50. Bajo un aparente eclecticismo, lograron reunir una importante muestra de obras figurativas y centradas en el tratamiento de la figura humana de muy distintas tendencias, en un contexto en el que la evolución de la abstracción acaparaba la atención de la crítica y los aficionados al arte. El Museo Guggenheim ha editado para esta exposición un catálogo, que incluye textos del comisario de la muestra, del crítico y catedrático de la Universidad de Pricenton, San Hunter, y del catedrático de la Complutense de Madrid Francisco Calvo Serraller. En julio, la colección del Guggenheim sufrirá una convulsión profunda para inaugurar en la exposición China: 5.000 años, un recorrido por el arte y la cultura chinos a través de 500 piezas que abarcan desde el año 3000 antes de Cristo hasta la actualidad. En Nueva York la exposición sobre China ocupa los dos museos Guggenheim de la ciudad. En Bilbao, la instalación de las obras obligará a desalojar la práctica totalidad de las salas de los dos pisos superiores del museo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de mayo de 1998

Más información

  • 60 obras conforman la exposición que se inaugurará el próximo viernes