Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex líder kurdo asegura que el PKK mató al primer ministro sueco Palme

El asesinato del ex primer ministro sueco Olof Palme en 1986 fue obra del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), según ha asegurado Semdin Sakik, un antiguo comandante de la organización separatista en una confesión que publicó ayer el diario popular turco Sabah . La policía sueca manifestó que la pista kurda es una de las numerosas hipótesis que se han barajado en la investigación. «No conozco los detalles ni tampoco cómo fue organizado ni cómo fue tomada la decisión. Lo único que sé es que fue cometido por el PKK», asegura en su confesión el líder guerrillero.

Palme fue asesinado el 28 de febrero de 1986, a los 59 años de edad, cuando salía de un cine acompañado de su esposa en el centro de Estocolmo.

Sakik fue capturado el pasado día 13 en el norte de Irak por el Ejército turco e interrogado desde entonces por los servicios de seguridad. Poco antes de la detención, Sakik desertó del PKK por desacuerdos con el jefe del grupo, Abdulá Ocalan, y se pasó a las filas de un grupo kurdo iraquí aliado de Turquía en el norte de Irak.

Según la versión de la confesión que ayer publicó el diario Sabah, Sakik justificó el asesinato por el hecho de que el Parlamento sueco aprobó por entonces una ley sobre la expulsión de terroristas y que afectó a ocho militantes del PKK. «La operación para matar a Palme recibió el nombre de Boda, y la orden de ejecución fue dada por Abdulá Ocalan», afirmó Sakik. «Envíale a la boda», dijo por teléfono Ocalan a un militante del PKK, que tenía como seudónimo Harun y que era responsable de la organización en Europa, para ordenar el asesinato de Palme, según ha contado Sakik.

El ex líder guerrillero explicó que el asesino pudo escapar de Suecia y viajó a Francia, donde se perdió su rastro. Sakik cuenta en la confesión que el PKK no asumió la responsabilidad de la muerte de Palme para que no fuera acusado de ser una organización terrorista.

El diario Sabah aseguró ayer que la confesión del ex líder guerrillero ha sido confirmada por el viceprimer ministro turco, Bulent Ecevit, y que las autoridades turcas informarán con detalle al embajador sueco en Ankara. El PKK se alzó en armas en 1984 para crear un Estado independiente kurdo en el sureste de Turquía fronterizo con Siria, Irak e Irán. Unas 35.000 personas han muerto desde entonces en la guerra no declarada entre los rebeldes y las fuerzas de seguridad turcas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de abril de 1998