Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CASO BANESTO

«Romaní no me habló de ningún documento», dice el ex banquero

Arturo Romaní, uno de los colaboradores más estrechos de Mario Conde, contradijo ayer en el juicio oral del caso Banesto la versión del ex presidente de Banesto. Romaní, que fue vicepresidente del banco, implico a Conde en la Operación Cementeras, una presunta estafa de 1500 millones de pesetas. Romaní explicó que ese dinero fue para pagar al grupo panameño del empresario Jaime Domingo Cedeño por informacines sobre "trapos sucios" de la familia Serratosa procedentes, entre otras fuentes, de la CIA, la agencia de inteligencia de los Estados Unidos. El ex presidente de Banesto terminó ayer su declaración en el caso, iniciada el pasado 10 de marzo.

Mario Conde, a preguntas del José Antonio Jiménez, letrado de Banesto, declaró, el pasado 23 de marzo durante su intervención en el juicio del caso Banesto : «Romaní no me habló de ningún documento». Por tanto, Conde no conocía el acuerdo suscrito entre Arturo Romaní y el panameño Jaime Domingo Cedeño. A preguntas de José Rofes, letrado de Arturo Romaní, sobre si conoció el contrato, Mario Conde respondió: «1994... me habla del auxilio de una empresa cementera. Yo pregunto si está documentado, me dice "está documentado". Año 1994». Y por tercera vez, ante Víctor Manuel Seligrat, letrado de Data y de Montilsa, el ex presidente del Español de Crédito asegura que Romaní le habla del documento «cuando está declarando ante el magistrado instructor. El 14 de diciembre de 1994». Según la versión del ex banquero, Arturo Romaní puso en marcha la alternativa de los panameños cuando fracasan todas las vías, incluyendo una querella criminal que se pone contra la familia Serratosa, en diciembre de 1989. Según Conde, Romaní le dijo que disponía de «mecanismos para hacer sentar a la familia Serratosa» a negociar. El fiscal preguntó cuáles eran esos «mecanismos». Conde dijo que no preguntó eso a Romaní. «No. Me dijo déjame, déjame». El fiscal replicó: «¿Y usted le dejó?». Conde: «Absolutamente con mucho escepticismo... después de la experiencia con los noruegos y una querella criminal».

Conde y Cedeño

Fue Mario Conde quien, asimismo, explicó que la citada querella, elaborada por el bufete Asesores en Derecho, de Mariano Gómez de Liaño, también imputado en el caso, no hizo mella alguna en la familia Serratosa. Nadie preguntó hasta ayer si Conde conocía a Jaime Domingo Cedeño. El abogado que presuntamente representa a empresas de Cedeño -Data y Montilsa- no preguntó durante la Operación Cementeras . Quizá esperaba que alguien lo hiciera. Ayer, Seligrat preguntó a Conde si conocía a Cedeño. El ex banquero contestó que sí, que conoció a Cedeño en 1994.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de abril de 1998