Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escasa atención

Los responsables del programa de recuperación de jugadores patológicos consideran que la ludopatía es la adicción peor atendida por las instituciones. "Apenas existen ofertas de tratamiento profesional en la red pública, sólo hay una unidad de juego patológico, saturada y con lista de espera, en el hospital Ramón y Cajal", añaden. "Al ludópata le cuesta más pedir ayuda que a otros adictos porque cree que va poder salir él solo", concluyen. En su primer año de existencia, por el programa amparado desde la FRAVM pasaron 23 personas. Este año son 13 las que están en tratamiento y 30 en seguimiento. El 90% de los que iniciaron el programa terapéutico lo finalizaron, aunque sólo la mitad han permanecido en el periodo de seguimiento.

El 78% de los pacientes fueron varones. La mayoría tenía entre 35 y 40 años. Hubo cuatro parados, tres amas de casa, dos comerciales y otras dedicaciones como policía, albañil, catedrático o taxista. La inmensa mayoría eran adictos a las tragaperras y más de la mitad al bingo.

Además, la Asociación Madrileña de Jugadores Rehabilitados (AMAJER), creada en 1989, y la Asociación Terapeútica del Juego (ATEJ) organizan grupos gratuitos de autoayuda para que personas con ludopatías consigan salir del hoyo contándose unos a otros su experiencia y sus problemas.

Programa de intervención en juego patológico de la FRAVM. Lunes y jueves de 10.00 a 20.00. San Cosme y San Damián, 24, 1º; 91 539 88 99. Asociación Madrileña de Jugadores Rehabilitados (AMAJER). 91 327 06 04. Asociación Terapeútica del Juego (ATEJ). 91 377 59 32.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de abril de 1998