La turbidez del agua de Vinaròs alcanzó límites "alarmantes"

El agua que consumió la población de Vinaròs durante varios días de los meses del verano pasado registró un alto grado de turbidez que llegó a alcanzar "valores insufribles para el consumo humano", según se desprende del análisis efectuado por la empresa Ipronsa, propiedad de la anterior concesionaria del agua potable de Vinaròs, Fecsa. Los datos fueron recibidos por Aguas de Valencia como documentación complementaria al concurso que ha ganado para gestionar a partir de ahora el agua junto al Ayuntamiento de Vinaròs.

En el informe que Aguas de Valencia, nuevo socio del Ayuntamiento de Vinaròs, ha presentado al concurso en relación a los análisis efectuados por la anterior concesionaria, se dice en el tomo 9, volumen 1, apartado Otras propuestas del licitador, que "se trata de un inexplicable incremento de la turbidez que alcanza valores insufribles para cualquier tipo de consumo y que no ha recuperado la normalidad más que en unas semanas de septiembre y octubre". "De la información que se nos ha facilitado respecto al contrato de análisis de aguas potables que suscribió en su día el magnífico Ayuntamiento", prosigue el informe de Aguas de Valencia, "se deduce que, sorprendentemente, ninguno de los informes de control de calidad del agua facilitados por la empresa responsable durante el período de julio y agosto de 1997, han hecho referencia alguna a que el agua suministrada a los usuarios presentaba valores indudables de no potabilidad, que el valor de la turbidez superaba completamente el límite marcado y era incluso alarmante en el mes de julio. La permanencia de estos valores obliga a considerar el agua consumida como no potable". El portavoz del PSPV en el Ayuntamiento de Vinaròs, José Palacios denunció ayer que el Consistorio, gobernado por el PP, "utilizó policloruro de aluminio" como estabilizante; se trata de un compuesto que hace precipitar la tierra disuelta en el agua al fondo del depósito, pero que presenta ciertos elementos que, utilizados en exceso, pueden resultar cancerígenos. Crisis municipal La noticia ha agravado la situación que vive el Ayuntamiento de Vinaròs, cuyo registro municipal recibió ayer una moción de censura contra el alcalde, Jacinto Moliner, por parte del PSPV y Nova Esquerra (NE). Palacios y Anselmo García (Nova Esquerra) pusieron ayer de manifiesto la existencia de intereses urbanísticos por parte del equipo de gobierno en la zona comprendida entre la avenida de Jaime I, la avenida de Tarragona, el paseo Marítimo y el río Cervol, la zona donde está ubicada la discoteca Hangar, cerrada por decreto de la alcaldía en noviembre de 1996. Según estos ediles, este hecho es el que ha propiciado que todavía no se haya hecho público el Plan General de Ordenación Urbana. También acusaron ayer al gobierno popular de intentar convencer a través de oscuras maniobras al Grupo Nova Esquerra para que aceptase una reforma puntual en dicho plan, a espaldas del Grupo Socialista y con el consiguiente rechazo de los primeros. Con la asistencia de Emma Alonso y Anselmo García, por parte de Nova Esquerra, y Jose Palacios, Gaspar Redó y Luis Felip, por parte del PSPV, se presentó en el registro del Ayuntamiento, con el número 2884, la moción de censura que pondrá fin a tres años de mandato popular en el Ayuntamiento de Vinaròs. Ambos partidos, con 11 concejales (nueve el PSPV y dos de NE), han firmado un pacto de gobernabilidad que les permitirá imponer sus criterios frente a los diez ediles populares.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS