Los liberales piden una rebaja fiscal para intentar ganar votos en Alemania

El partido de los liberales alemanes (FDP), el socio menor de la coalición gubernamental liderada por los democristianos, quiere asegurarse un lugar en el Parlamento de la próxima legislatura con un programa de drástica reducción de impuestos. La propuesta fue presentada ayer por sorpresa por la dirección del partido en un congreso que se celebró en Berlín. En un principio, los liberales proyectaban dar prioridad a la lucha contra el paro, pero el reciente congreso extraordinario de los socialdemócratas (SPD), que se concentró en el desempleo, parece haber influido en la modificación de sus planes iniciales. El FDP aspira a reducir la carga fiscal del impuesto sobre la renta globalmente en un tercio. Los alemanes que ganen más de 60.000 marcos al año (más de cinco millones de pesetas) verían reducidas sus contribuciones del 53% al 35%, y los que cobran menos de 13.000 marcos anuales no pagarían impuestos.

El FDP espera devolver a los ciudadanos 30.000 millones de marcos con este programa de reforma, cuya aplicación es poco probable, ya que no ha sido concertado ni con la Unión Cristiana Democrática (CDU) ni con la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), los otros dos miembros de la coalición gubernamental. El FDP, que, pactando ora con los socialdemócratas ora con los democristianos, ha sido el fiel de la balanza política de Alemania, tendrá dificultades para superar la barrera del 5% de los votos, necesaria para estar presente en el próximo Parlamento federal, según auguran las encuestas. Sus posibilidades se pondrán a prueba el próximo día 26 en las elecciones del land de Sajonia-Anstalt (en el territorio de la antigua República Democrática Alemana), que tiene los índices de paro más altos de Alemania (por encima del 22%).

"Impuesto de solidaridad"

Según los sondeos, el FDP podría alcanzar un 4% de los votos en Sajonia-Anhalt. Sin. embargo, la decisión de abolir totalmente el llamado "impuesto de solidaridad", adoptada ayer en su congreso de Berlín, puede tener un efecto negativo en aquellas elecciones regionales. El impuesto de solidaridad, que ya había sido recortado a instancias de los liberales, se implantó para ayudar a la recuperación económica del Este de Alemania, aquejado por una fuerte crisis tras el desmantelamiento de la industria de la ex RDA. Los liberales están hoy desgarrados entre la lealdad a sus actuales socios conservadores y el deseo de dejar las puertas abiertas a una victoria del SDP. El jefe del FDP, Wolfgang Gerhard, descalificó la política de los socialdemócratas, pero también criticó a sus socios gubernamentales, y dijo que la situación deja mucho, que desear en la CDU cuando se trata de reducir la carga fiscal.

[Los Verdes acordaron ayer mantener su controvertido programa electoral,en el que se propugna, entre otras cosas, el abandono de la OTAN y la subida del precio de la gasolina a cinco marcos (425 pesetas), informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de abril de 1998.

Lo más visto en...

Top 50