Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRIMARIAS SOCIALISTAS

José Borrell: " Nadie debe temer nada de mi cada día más probable victoria" en las primarias

José Borrell se negó ayer a contestar a las críticas que en las últimas horas le ha lanzado su rival en las primarias del PSOE Joaquín Almunia, y reaccionó asegurando que a él sólo se le van a oír palabras de respeto y admiración hacia el secretario general del PSOE. El ex ministro de Obras Públicas se preguntó por qué Almunia se presentó el pasado jueves como el candidato de "den tro del partido" cuando ambos llevan los mismos años de militancia, y optó por adentrarse en una senda de optimismo y exhortación a la tranquilidad: "Nadie debe temer nada de mi cada día más probable victoría".

El ex ministro de Obras Públicas José Borrell se siente tentado por sus colaboradores y por las palabras de Almunia para contestar en el mismo tono a críticas como la de que es un "jacobino irredento". Pero parece decidido a no entrar al trapo.Cuando los periodistas le preguntaron, en Málaga, donde ayer estuvo de campaña electoral, por esos epítetos tan poco elogiosos se limitó a responder con unos versos de Antonio Machado: "Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, pero mi verso brota de manantial sereno". Y tan sólo añadió que no va a seguir a Almunia por ese camino que ha emprendido en los últimos días. "Sólo voy a tener para él palabras de afecto y estima". Borrell insistió en que este proceso no debe suponer "ningún enfrentamiento interno".

En el Aula Magna de la Facultad de Derecho de Málaga, donde habló ante cerca de 900 personas -que le interrumpieron en numerosas ocasiones con aplausos-, en una comida en Ronda con unos 200 militantes y simpatizantes de esa comarca, y en una cena con unos mil simpatizantes ya en la localidad granadina de Huetor-Vega, Borrell aseguró que al minuto siguiente de terminar las votaciones de las primarias todos los apoyos que él haya recibido, si son menores que los logrados por Almunia, los traspasará inmediatamente al candidato ganador.

El ex secretario de Estado de Hacienda elogió al secretario general del PSOE por haber decidido abrir una consulta como las primarias a las bases del partido, pero subrayó que a continuación se debe asumir que puede haber otro candidato mejor que él para derrocar a José María Aznar, porque, si no, no tendría sentido realizar las primarias socialistas. "Si hubiéramos estado, seguros de que el mejor contrincante era el secretario general no se habría aprobado la realización de las primarias". Borrell insistió en que estas primarias no tienen otra consecuencia que la de escoger al líder electoral del PSOE, y pidió a quienes insinúan que hay otras consecuencias que las expliciten.

A quienes le preguntaron su opinión sobre el apoyo del ex presidente Felipe González y de Javier Solana, secretario general de la OTAN, al líder socialista, quienes ayer arroparon a Almunia en la presentación del libro Los secretos de Almunia en Madrid, les contestó que nadie va a conseguir enfrentarle con el mejor presidente de Gobierno que ha tenido España ni con ningún otro dirigente socialista

Para explicar a los militantes socialistas cuál es su papel en estas primarias, Borrell les animó a preguntar en su entorno social quién creen que podría derrotar a Aznar. "Pero preguntad a los ciudadanos que se sitúan en el centro y la izquierda, no a los del centro derecha, porque si le preguntarais al señor Botín [presidente del Banco Santander] os diría que conmigo ni a la vuelta de la esquina".

Interesado en acreditar su condición de hombre de partido, con una militancia en el PSOE que se remonta a 1974, José Borrell afirmó que no le importaría perder estas primarias porque el PSOE ya ha ganado con el desarrollo que está teniendo este innovador proceso de participación.

Borrell criticó al presidente del Gobierno, José María Aznar, por estar llevando a España hacia la América de Ronald Reagan y al Reino Unido de Margaret Thatcher, y añadió que la reforma del IRPF "costará a la Hacienda Pública 600.000 millones de pesetas, que dejará de ingresar y destinar a gastos sociales".

Borrell repitió también que su corazón está más con la concejal del PP en Rentería que ha tenido que dimitir por miedo a que la asesine ETA que con la escandalera política sobre el espionaje del Cesid a la sede de HB.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de abril de 1998

Más información

  • El ex ministro de Obras Públicas se niega a responder a las críticas de Joaquín Almunia