Los árabes de Israel, en huelga contra los derribos

Un nuevo frente de guerra se le abrió ayer al Gobierno conservador de Benjamín Netanyahu, acosado ya por las amenazas de Hamás y el bloqueo del proceso de paz. Los árabes israelíes, que suman casi un millón de los seis que habitan este país, se están movilizando contra la demolición de sus casas por orden de las autoridades israelíes. Cuarenta personas resultaron heridas en la noche del sábado en una auténtica batalla campal entre árabes y policías en el pueblo de Shfaram, en Galilea. Dieciocho manifestantes fueron detenidos. Hoy habrá huelga general.La violencia estalló cuando cientos de árabes israelíes se reunieron y bloquearon una carretera próxima a Shfaram, en Galilea baja, para apoyar a las familias dueñas de las tres casas derribadas el pasado jueves por orden de las autoridades israelíes en el pueblo vecino de Sued por falta de licencia para construir.

"Estas casas fueron construidas en 1959. ¿Por qué las destruyen después de todos estos años?, se preguntaba ayer un diputado árabe israelí, Saleh Sabah, del partido comunista Hadash.

Los manifestantes lanzaron piedras contra la policía, y ésta empleó granadas lacrimógenas y porras. La batalla duró varias horas. Inmediatamenté se convocó una huelga general de árabes israelíes para hoy en protesta por los métodos "violentos" de la policía, según la radio públíca. Los participantes celebrarán una marcha desde Shfaram hasta Sued con el objetivo de reconstruir las casas. Según ellos, miles de casas están amenazadas por la misma orden de derribo.

"Su intención [de la policía] no era impedir la reconstrucción de las casas, sino humillar al pueblo árabe que intenta luchar para defender su existencia y su futuro en la tierra de sus antepasados", declaró Abeb Anabtawi, portavoz de los árabes israelíes. "Boicotearemos a los ministros del Gobierno fascista de Netanyahu. No les queremos en los pueblos y ciudades árabes. Hay miles de casas árabes amenazadas de demolición. Esta es una batalla por la existencia que afrontaremos con todos los medios posibles. Reconstruiremos cada casa". Los árabes, además de convocar la huelga general y manifestaciones para hoy, han roto todos los contactos y citas previstas con ínterlocutóres del Gobierno israelí previstas para esta semana.

El Gobierno defendió ayer la actuación policial y y acusó al Movimiento Islamista Israelí, fundamentalista, de haber provocado los disturbios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de abril de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50