Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villapalos tacha de "disparate" el zoco en la Universidad de Vicálvaro

Gustavo Villapalos no se imagina la escena de un universitario que, al acabar las clases, asiste a un estreno cinematográfico sin salir del campus. Por eso, el consejero de Educación tachó ayer de "disparate" el proyecto del centro de estudios Ramón Carande (Vicálvaro) de edificar un zoco comercial de capital privado en sus instalaciones con bancos, tiendas deportivas o una peluquería en su interior. La opinión, sin embargo, no es unánime en su consejería: el director general de Universidades encontró ''interesante" la idea de la Carande.

Gustavo Villapalos acudió al campus de Vicálvaro, en el que estudian más de 13.000 alumnos, para inaugurar una nueva ala de las instalaciones. Pero los comentarios de la mañana se centraron poco en estas arquitecturas, "eficaces, funcionales y económicas", en definición del consejero, y mucho más en ese "bulevar de servicios" con el que los responsables del centro quieren encontrar "una fuente de financiación alternativa" a la de la Comunidad de Madrid.El responsable de Educación y Cultura admitió que la última palabra sobre el pretendido zoco comercial la tendrá la Rey Juan Carlos, la universidad a la que finalmente se ha adscrito el campus de Vicálvaro. Sin embargo, no omitió su escasa simpatía hacia el proyecto. Tras calificar la iniciativa de "disparate", advirtió: ''Primero podrían haberse en terado de si les íbamos a dar más dinero o no. Por ejemplo, vamos a hacer de inmediato un polideportivo, porque ésa es una carencia que no se puede consentir. En cambio, en esas cosas de los usos comerciales no creo mucho".

El rector de la Rey Juan Carlos, Guillermo Calleja, tampoco lucía cara de buenos amigos. "Esta vez sí puede decirse que me he enterado por la prensa", confesó. Dijo Calleja que la Universidad "no se concibe con ánimo de luero7, pero matizó: "Ciertos servicios, como los cajeros automáticos, las cafeterías o las librerías con material de escritorio, sí tienen sentido y hay que apostar por ellos".

La actitud más liberal la encarnó ayer el director general de Universidades, Vicente Ortega, el único que calificó si embages de "interesante" la idea de combinar lo académico con lo comercial en un mismo entorno. Ortega cree que el proyecto debe desarrollarse poco a poco, por fases, pero advirtió que la fórmula está en auge. "Con esas actividades no se consigue más de un 3% del presupuesto de una universidad, pero si ofreces un servicio y encima sacas un beneficio, bien venido sea", razonó.

Campus de Alcobendas

Por otro lado, el alcalde de Alcobendas (83.000 habitantes), José Caballero, del PSOE, confirmó ayer que la Universidad Pontificia de Comillas quintuplicará su campus en esta ciudad con 70 nuevas hectáreas de suelo, informa Carmen Arnanz. Hasta ahora, en los terrenos de Cantoblanco, lindantes con Madrid, unos 1.000 alumnos estudian Filosofía y Letras, Teología y Trabajo Social.La intención de esta universidad jesuita es aglutinar en un mismo emplazamiento la mayoría de sus titulaciones, como Informática, Traducción e Interpretación y Derecho Canónico, que ahora se imparten en un edificio alquilado de la zona de Quintana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de marzo de 1998

Más información

  • La Pontificia de Comillas quintuplica su campus de Alcobendas