El pacifista Rugova busca ser legitimado hoy como 'presidente' de Kosoyo

ENVIADO ESPECIAL, "Las elecciones de este domingo no significan nada, se celebran en un mal momento. Ibrahim Rugova necesita legitimidad y quiere ser confirmado presidente. Sea. Las anteriores fueron en 1992 y Rugova ni siquiera convocó el Parlamento. Serán la misma farsa que entonces y yo no participo". La opinión de Adem Demaci, jefe del segundo partido de los albaneses, el Parlamentario, es compartida por muchos en Kosovo.

Más información

Alegan que con la región hirviendo tras la represión serbia y una zona de ella todavía aislada por sus fuerzas no se dan las condiciones mínimas para la votación "virtual" de hoy, reconocida exclusivamente por sus protagonistas. Belgrado, que oficialmente ignora los comicios, ha permitido en el pasado su celebración. La policía serbia se incautó ayer de unas 100.000 papeletas de voto destinadas a estos comicios.[La policía serbia detuvo ayer a cinco jóvenes pertenecientes a una organización humanitaria con sede en San Francisco bajo la acusación de violar la ley para extranjeros, informa Reuters. Otro estadounidense fue arrestado el viernes. Los detenidos han sido condenados a diez días de cárcel y no podrán volver a Yugoslavia en un plazo mínimo de tres años. "Esta acción de las autoridades serbias no sirve de ayuda en un momento de tensión entre nuestros gobiernos", declaró un funcionario norteamericano. "Nos preocupa la situación y el trato que se dé a los detenidos", añadió.]

Contra los deseos de la mayoría de las fuerzas políticas, incluidos los influyentes universitarios de Pristina, que hasta el último momento han pedido su aplazamiento, la Liga Democrática, el partido dominante de Rugova, ha ido adelante con el sufragio, "parlamentario y presidencial", apoyado por pequeñas formaciones afines.

Si se produce el boicoteo de sus oponentes, las elecciones paralelas que hoy celebran los albaneses de Kosovo serán un plebiscito personal sobre el pacifista Rugova, que ha llamado a la participación masiva y considera el acontecimiento de "importancia histórica, nacional y estatal". El jefe de la Liga, único candidato a la "presidencia de la República", cree que estos comicios semiclandestinos -ayer, los albaneses no sabían todavía la localización de los colegios electorales- "elevarán a un nivel superior la lucha de los ciudadanos de Kosovo por su independencia".

Está por verse la actitud de las fuerzas serbias, que siguen desplegadas con armamento pesado, aunque la delicada situación del presidente Slobodan Milosevic sugiere que ignorarán a todos los efectos la convocatoria. En la ciudad de Prizren, 75 kilómetros al sur de Pristina, la policía obstaculizaba ayer el reparto en mano de los volantes que dan cuenta de los lugares de votación.

Ibrahim Rugova, de 54 años, un intelectual quietista, considera el veredicto de las urnas como el complemento indispensable del espaldarazo recibido esta semana de Washington, cuando su enviado Robert Gelbard anunció en Pristina la disposición de Estados Unidos a apoyar una iniciativa negociadora del líder albanés y mediar en las discusiones con el régimen de Milosevic. El presidente yugoslavo, sobre el que pende la amenaza occidental de nuevas represalias económicas, anunció el jueves a la Unión Europea su disposición a un diálogo sin condiciones con aquellos cuya autonomía liquidó en 1989. Aleccionados por lo sucedido en Bosnia, los albaneses de Kosovo desconfían profundamente de la UE y vuelven sus ojos a EE UU como única palanca capaz de alterar sustancialmente la situación.

Para Adem Demaci, que mantiene la jovialidad pese a haber pasado 27 de sus 62 años en las cárceles serbias, nada variará pronto en Kosovo. "Esta agonía seguirá al menos uno o dos años y será la sangre albanesa la que finalmente haga cambiar a nuestros amigos. Milosevic continuará resistiéndose, las potencias occidentales presionando y el Ejército de Liberación (UCK), la banda armada secesionista, con sus atentados, "cada vez más legitimados". "La violencia no es nunca ni la mejor ni la única salida, pero no condeno al UCK. Son el producto de un régimen terrorista, el de Belgrado, y de la debilidad de nuestra resistencia pacífica, en la que me incluyo", agregó.

Los comicios para renovar los órganos de gobierno del pseudoestado paralelo erigido por los albaneses se han pospuesto en varias ocasiones desde el año pasado, cuando la situación era mucho más calmada. Vetón Surroi, político primero y director ahora del más respetado diario de Pristina, asegura que no pueden considerarse representativas unas elecciones que se celebran en un entorno "que carece absolutamente de mecanismos democráticos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de marzo de 1998.

Lo más visto en...

Top 50