Editorial:
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

Y ahora, ¿qué?

LA SENTENCIA del caso Arny es una nueva requisitoria contra las lacras del amarillismo informativo y contra el linchamiento anticipado que se practica con mal disimulado entusiasmo desde algunos sectores sociales. La Audiencia de Sevilla ha absuelto del delito de corrupción de menores a 32 de los 49 acusados. Entre los absueltos están el ex juez Manuel Rico Lara, el humorista Jorge Cadaval -del dúo Los Morancos-, el presentador Jesús Vázquez y el actor y cantante Javier Gurruchaga. Todos ellos, por su notoriedad pública, fueron objeto, en mayor o menor medida, de acusaciones públicas e indignas descalificaciones durante el proceso. Las más severas se dictan contra el propietario del club Arny y contra el encargado del mismo.El desarrollo de este juicio ha sido estrafalario a veces -baste recordar la mascarada de las primeras declaraciones- y poco riguroso casi siempre. Aunque se quiera, no se puede evitar la sensación de que las imputaciones fueron construidas sobre pruebas insuficientes o mal argumentadas, al calor de la popularidad y el morbo que despertaban las acusaciones sobre personas conocidas o notorias del mundo del espectáculo. La absolución de los famosos resucita el tópico de quién pagará a los afectados las consecuencias de un proceso montado y sostenido sobre declaraciones contradictorias o poco verosímiles, téminos en los que abunda la sentencia. La carrera del Juez Rico Lara, por ejemplo, está casi definitivamente truncada. Y ahora, ¿qué?

Más información
Los acusados más famosos del 'caso Arny' quedan libres de toda culpa

Algunos hechos son positivos. Aunque la presunción de inocencia no se ha respetado y se ha explotado la información malsana, la sociedad en su conjunto ha reaccionado de forma adulta y ponderada ante lo que se presumían conductas escandalosas. Es un buen síntoma que los cantantes, showmen o humoristas implicados hayan seguido trabajando casi con normalidad. En otros tiempos, las acusaciones del caso Arny hubiesen implicado la marginación social de los acusados.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS