Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Esplugues dimite tras ser condenado por prevaricación

El primer y único alcalde que ha tenido la localidad barcelonesa de Esplugues desde la restauración de la democracia, el socialista Antoni Pérez Garzón, presentó ayer su dimisión irrevocable, tres días después de que la Audiencia de Barcelona le condenara a ocho años de inhabilitación por entender que favoreció a una empresa de venta de vehículos de ocasión de la que su hijo era administrador. Pérez también abandona la presidencia de la federación del PSC del Baix Llobregat.

El ya exalcalde reiteró su inocencia y justificó así su dimisión: "No quiero que en ningún momento pueda afectar negativamente y hacer daño a la ciudad, al Ayuntamiento y a mi partido".

Los hechos que han desembocado en la dimisión se remontan a agosto de 1996. En aquellas fechas, firmó un decreto en el que se concedía a la empresa Arboledas Escolá, SL, una licencia de actividad para la compraventa de vehículos en unos terrenos que pertenecían al Instituto Catalán del Suelo y en parte también a los municipios de Sant Joan Despí y Sant Just Desvern. El decreto, además, reflejaba un supuesto informe favorable de la Comisión de Urbanismo que después se supo que no existía. En un segundo decreto, la referencia al citado informe desapareció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 1998