Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El dinero insiste

El temor a que el recorrido alcista de las cotizaciones esté próximo a su fin ha hecho entrar la Bolsa en una fase de alta volatilidad, en la que el dinero toma posiciones y las abandona con demasiada facilidad. Ayer, en realidad, hubo unas cuantas sesiones alcistas y otras tantas bajistas, con el resultado de un incremento del volumen que no encaja con el temor a estar a las puertas del final del ciclo.Nadie quiere perder lo ganado, ni quedar fuera de cualquier oportunidad, lo cual muestra la existencia de mucho dinero ocioso conviviendo con la inversión habitual, una ecuación que sólo puede tener resultado positivo en el caso de que ninguna de las partes abandone.

La contratación del mercado continuo fue de 181.631 millones de pesetas, pero se rozó el récord del mercado en operaciones, signo inequívoco de que las cantidades que se manejan individualmente son pequeñas y pueden pasar desapercibidas. La coincidencia del cierre de la Bolsa española con una reacción positiva en Wall Street favoreció otro récord, un dato que, no obstante, no consigue aminorar la sensación de incertidumbre que ayer planeó sobre el mercado español.

El mercado de deuda recogió una parte de los fondos que trataban de evitar los riesgos de la renta variable, a pesar de que el recorrido de los tipos de interés a largo plazo tampoco parece capaz de dar muchas alegrías. La rentabilidad del bono español viene definida por las oscilaciones del bono alemán, como puede apreciarse en las variaciones del diferencial entre ambos productos, con un margen de apenas dos centésimas en las 10 últimas sesiones.

La rentabilidad de la deuda española a 10 años bajó ayer hasta el 5,12%, nuevo mínimo histórico, mientras que el diferencial con Alemania volvió a tocar el mínimo en 19 centésimas, coincidiendo así con la llegada del bono alemán al 4,93%, nuevo mínimo. Los inversores no olvidan que las dudas sobre la deuda alemana apuntan más hacia una subida de los tipos de interés que al recorte, y esta es la principal limitación para la deuda española a medio plazo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS