Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

EUROPA, EN MADRID

Mil años se cumplieron ha meses del nacimiento de Bruselas, la capital de Bélgica. Para saludar, santificar y vivificar aquella fecha, miles y miles de europeos se concentraron en la capital del reino. Y bebieron en una noche 1.700 botellas de champaña Krug, que, con el llamado Cristal Roederer, se le considera como la aristocracia del champaña. La fiesta fue del género épico. EL PAÍS, al día siguiente, tituló su información: Ha nacido la Europa de las cacerolas. Así fue; aquel equívoco de bacanal, de fiesta de familia y de alegría fue el origen del nacimiento de la Europa gastronómica. Eran los tiempos difíciles, dolorosos, de la Europa de la agricultura, de la cultura..., de la creación europea. Y hace 11 años, la Europa comunitaria de "les eurotoques" se hizo carne y hueso: media docena de europeos, sucesores del genio majestuoso de Jean Monet, encabezados por el presidente de la Comisión, Jaeques Delors, y por los españoles Juan Mari Arzak, Pedro Subijana, José Juan Castillo, Karlos Arguiñano, Pedro Larumbe y pocos más europeos de talante, tejieron una historia aún en pañales. Y ayer, por primera vez, la Asociación de Eurotoques, a la que pertenece lo más granado y mejor de la restauración española, consumó la celebración de la primera asamblea general de Eurotoques en España. Fue un hecho singular, histórico, europeo.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 1998