Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Referéndum en plena calle

Vecinos de Villaverde organizan una consulta porque discrepan del lugar elegido para un centro cultural

Los 7.000 habitantes del modesto barrio de Los Rosales, en Villaverde, fueron llamados ayer a las urnas. La convocatoria la realizó la asociación de vecinos de la zona, con urnas de cartón, megafonía, mesas y papeletas para saber si los residentes prefieren ubicar el nuevo centro cultural en el lugar decidido por la concejal del distrito Nieves Sáez de Adana o en el que proponen ellos.Votaron 1.800 vecinos, de los que el 96% apoyó la postura de la asociación, según datos de ésta. Para dar su opinión debían tener más de 16 años y mostrar el carné de identidad.

El futuro centro cultural que sustituirá al actual, un prefabriado de hormigón de hace 30 años arreglado después, es uno e los proyectos incluidos en os 3.000 millones que la Comuidad invertirá este año en el Plan de Mejora de Villaverde.Para él hay 365 millones.

El conflicto surge porque la asociación de vecinos se opone la decisión de la concejal de construir el nuevo centro en el parque de Los Rosales, el único del barrio. Consideran inaceptable ese mordisco de 2.700 metros cuadrados al pequeño pulmón verde. Ellos proponen derribar el viejo centro y levantar el nuevo en el solar resultante.

Un grupo de madres que celebraban un cumpleaños con sus niños eran unánimes: "Para una vez que hacen algo en este barrio que no tiene de nada, ya es mala leche que sea recortando el único parque que hay".Gustavo y Ana, una pareja joven con un hijo, eran de distina opinión: "Mejor en el parque porque hay más sitio y será más grande y, además, es una zona verde bastante descuidada".

Sáez de Adana tacha desdespilfarro" la propuesta de derribar el viejo centro: "Está valorado en 130 millones de pesetas y, además, es utilizable". "Si construimos el nuevo en el parque, en un suelo calificado de siempre para equipamientos y donde sólo hay ocho chopos enfermos, el viejo se puede dejar para otro servicio", añade. "Además, no hay otro solar municipal disponible", apostilla.

Los vecinos replican que Patrimonio Municipal valora el viejo edificio en 52 millones, no en 130, y que tirarlo, si no hay terrenos alternativos a los dos en liza, no sería derroche: "¿En qué barrio hay equipamientos en prefabricados?", plantean.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de marzo de 1998