Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

La potencia del brasileño

Por la izquierda. Para evitar la presión del Mallorca en el medio campo, el Madrid empezó jugando más en largo. Cuando la banda izquierda empezó a tener protagonismo, los blancos tuvieron más facilidades para profundizar y crear peligro. Mijatovic y Morientes se alternaban en los desmarques hacia ese lado y Roberto Carlos aprovechaba los espacios que de dejaba Raúl al irse hacia el centro. El brasileño dio repetidas muestras de su potencia y calidad.Faltó profundidad. Dos despistes fueron suficientes para acabar con la buena disposición defensiva del Mallorca. Tuvo pocos problemas y todos por la derecha. La falta de profundidad fue su principal desajuste. Las opciones le llegaron por la izquierda con Romero y Stankovic, y algunas a balón parado.

Acierto rematador. Tras conseguir su primer tanto, el Madrid, al perder la pelota, se replegaba a su campo, cediendo mucho terreno. Cuando recuperaba el balón, prefería asegurar la posesión del mismo a salir al contraataque, salvo que éste fuera muy claro. Mijatovic, muy activo y con gran capacidad para el desmarque, era el encargado de recibir en zonas intermedias. A pesar de no disponer de muchas ocasiones de gol, el acierto de los blancos en el remate les permitió ir al descanso con una ventaja cómoda.

Inofensivo. Tras el descanso, el Mallorca inició mucho y acabó poco. Adelantó líneas, dispuso de más posesión pero careció de inspiración. Fue inofensivo.

A defender. En la segunda parte, el Madrid puso más énfasis en defender, cediendo la iniciativa. Acumuló hombres atrás. Errores en el pase le privaron de culminar con éxito algunos contraataques.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de marzo de 1998