Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair recorta el presupuesto de Defensa para dedicar más dinero a defender los derechos humanos en el extranjero

El Gobierno laborista de Tony Blair dio ayer un giro en la política británica de asistencia exterior y recortó el presupuesto de los programas de entrenamiento militar y policial en más de 2 millones de libras (casi 500 millones de pesetas) para gastar ese dinero en promover con más decisión los derechos humanos en el extranjero.A partir de este enfoque, el ministro de Asuntos Exteriores, Robin Cook, promotor de lo que denomina una nueva política ética exterior, anunció una inversión de algo más de 11 millones de libras (casi 3.000 millones de pesetas) a partir del próximo año en este tipo de programas en el extranjero.

Cook también anunció la creación de un fondo de otros cinco millones de libras (más de 1.000 millones de pesetas) para la promoción de los derechos humanos en "países con necesidad de apoyo práctico y donde la asistencia británica puede conseguir resultados concretos".

"Esto subraya la determinación del Gobierno de promover los derechos humanos, las libertades civiles y la democracia", dijo Cook. Constituye además, el primer paso concreto tras una revisión de las prioridades en los programas de ayuda exterior desde la llegada al poder de los laboristas el pasado mayo.

Sus predecesores conservadores fueron a menudo acusados de dar más importancia a los negocios que a los principios éticos dentro de los programas de ayuda exterior. "Vamos a trabajar con gobiernos y organismos no gubernamentales dándoles asistencia técnica para mejorar la situación de los derechos humano?, dijo Cook. "Daremos prioridad a áreas como las de derechos infantiles, incluyendo labores para encarar los abusos sexuales en niños, apoyo a reformas penitenciarias y medios de comunicación en países sin tradición de libertad de prensa".

En julio pasado, Cook expresó su intención de respaldar las libertades en los países con vínculos con Londres al examinar los programas de entrenamiento militar y policial, en su discurso Los derechos humanos en el próximo siglo, pieza clave del programa laborista de Blair.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 1998