Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde y el presidente libran la tercera batalla junto al bosque

El monte de El Pardo, un ecosistema de bosque mediterráneo, para el que los políticos madrileños llegaron a pedir la declaración de parque nacional, se ha convertido en el escenario de las principales batallas urbanísticas que libran el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, y el presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón.Cuando la Comunidad aprobó el Plan General, el alcalde estalló. "Se han puesto de parte de los, más ricos y han atendido los planteamientos del PSOE", declaró al conocer que su compañero de partido le había reducido las viviendas previstas por el Ayuntamiento en una zona de Aravaca (de 900 a 450), junto al monte de El Pardo, y había eliminado todas las casas aprobadas para el núcleo urbano de El Pardo.

A esas dos batallas urbanísticas hay que añadir ahora una tercera: Arroyo del Fresno. La Comunidad ya avisó que no autorizaría un nuevo barrio en esa zona con 3.240 viviendas, por la proximidad del bosque mediterráneo. Pero el edil de Urbanismo, Ignacio del Río, ha enviado el convenio urbanístico de Arroyo del Fresno sin recortar ni un solo piso.

En los alrededores de El Pardo, el alcalde y el presidente, siguen emboscados en una batalla que dura ya un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 1998