Patos, ratones y esquimales llegan al mundo animado de TVE

Un pato diferente que quiere ser aceptado por sus compañeros de granja y aletear libre por el mundo es el protagonista de la nueva selle de dibujos animados que Televisión Española tiene previsto estrenar a mediados de abril en la franja infantil de La Primera. Tras El patito feo, coproducido con Neptuno Films, TVE tiene ya en cartera para próximas temporadas media docena de series, también de producción española, entre ellas Factoría Ratonil Pérez, de Juan Antonio Rojo, y Esquimales en el Caribe, creada por Emilio Aragón.

Con el clásico cuento de Hans Christian Andersen como base de la narración, la versión animada de El patito feo desarrolla, en episodios de casi media hora, historietas de aventuras donde no faltan los malos malísimos (que quieren asar al pato) y los buenos buenísimos. Feo, el héroe, cuenta en sus correrías con la compañía de un cerdito que, también hace las veces de narrador de las peripecias."No es un patito blando", asegura Josep Viciana, guionista y director de esta serie, y apunta que la personalidad de Feo "es una mezcla de Charlot, Buster Keaton y Forrest Gump; es tierno, valiente e inocente a la vez".

Aunque está vendida a otros países (unos 60 dice Viciana), El patito feo se estrenará en TVE-1, que tiene prevista una emisión inicial de 65 episodios (la serie consta de 104). De la misma productora, Neptuno Films, TVE estrenará también próximamente la segunda parte de Detective Bogey.

Para finales de este año y principios del que viene, TVE planea el estreno de otras series de dibujos, en cuya producción ha participado. Una de ellas es Cuttas, irónicas y minimalistas historias creadas por Calpurnio (que ya emitió Canal +). Otras son la versión animada de la sentimental película Marcelino pan y vino y Arsene Lupin.

Otro proyecto más para su materialización en pantalla a finales de este año es la serie, de 26 episodios de 26 minutos, Factoría Ratonil Pérez. Creada por Juan Antonio Rojo y producida por Apiary Animation, toma la tradición española de los dientecillos de leche infantiles para trasladarla a una multinacional de ficción regentada, por supuesto, por el Ratón Pérez, y que recicla en diversos productos la materia prima dental. No obstante, la protagonista de la serie es Roedaria, una eficiente secretaria. Cada capítulo está estructurado en tres partes: una fábula clásica, una sugerencia de convivencia -"sin tono moralizante", dice Rojo- y un documental animado sobre el país donde se ubique la factoría ratonil.

Niña traviesa

TVE también emitirá Memé y el señor Bobo, de Myriam Ballesteros Producciones. Cuenta, en 25 trepidantes minutos (inicialmente en 26 capítulos), las historias de una niña hiperactiva, aventurera y traviesa, que es capaz de poner la ciudad patas arriba con su pandilla de amigos y la complicidad del señor Bobo, un dibujo que ella misma realizó y que cobra vida de cuando en cuando.Esquimales en el Caribe es otra coproducción de TVE con Globo Media y la factoría de dibujos del polifacético Médico de familia, Aragón Animation. Emilio Aragón es el autor de la idea, de los guiones y de la música. En 26 episodios de 25 minutos, producidos en tres dimensiones y técnicas clásicas de animación, la serie cuenta el periplo de un pequeño grupo de esquimales desde el frío Ártico hasta el cálido Caribe. Anook (que representa la razón), Tiktok (el arte y la poesía), Nanook (el valor), Kaya (la inocencia y el amor) y Papok (la sabiduría) juegan y viajan por el mar en un iceberg que esconde dentro un gran secreto: una mina de oro. Para que su casa flotante no se derrita, el Espíritu de la Estrella del Norte les ha dado una estatua mágica.

Problemas actuales como la contaminación, el racismo y las especies en peligro de extinción son planteados en Esquimales en el Caribe, cuyo responsable señala que "ha sido construida sobre dos pilares básicos, la educación positiva y el humor".

Con estos proyectos, Televisión Española "quiere contribuir al mantenimiento y promoción de la industria nacional de animación", aseguran fuentes de la cadena pública. Resaltan, asimismo, la valoración que se hace en estas producciones de la mezcla entre educación y entretenimiento y de la presencia de valores que interesa difundir entre el público infantil y adolescente: colaboración, participación social, amistad, defensa medioambiental, no violencia...

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de febrero de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50