Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Invitados muy especiales

Unos 200 invitados acudieron ayer a la inauguración de la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol, nueva sede de la presidencia regional. Por allí pasaron miembros del Ejecutivo nacional, como el vicepresidente Rodrigo Rato; presidentes de comunidades autónomas, como Manuel Fraga, y representantes empresariales, sindicales y de los medios de comunicación, entre otros. Sin embargo, ninguno de ellos fue "especial", según fuentes de la presidencia del Gobierno regional. Este calificativo fue exclusivo de Ramón Tamames y Enrique Múgica, "por haber compartido calabozo con José María Ruiz Gallardón", padre del actual presidente.

Fue un gesto más en una ceremonia agradable, adornada por un breve concierto de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid, dirigida por Luis Antonio García Navarro y con la pianista Rosa Torres Pardo como solista. La música endulzó un acto fraternal en el que el Rey recordó Ia proverbial hospitalidad" de los madrileños. "Se ha recuperado un centro histórico profundamente vinculado a la herencia cultural de la capital de España", añadió el Monarca.

MÁS INFORMACIÓN

Don Juan Carlos resaltó la especial ubicación de la sede del Gobierno de Madrid: "La Puerta del Sol, que los ciudadanos han consolidado a lo largo de los siglos como centro para la expresión de sus plurales opiniones, su voluntad de concordia y su característica vitalidad, fue elegida hace años para albergar la institución que venía a servir sus intereses y ser causa común en el nuevo ámbito democrático establecido por la Constitución".

Antes, Ruiz-Gallardón agradeció en nombre de todos los madrileños la presencia de los Reyes y mencionó el papel "vertebrador" que las autonomías tienen en el futuro de España. "La razón de ser de la Comunidad no es la búsqueda de elementos diferenciales, sino la de construir una Administración más cercana y más eficaz". El Rey y el presidente regional descubrieron una plaza conmemorativa del acto y recorrieron todas las dependencia del nuevo edificio, incluidos los calabozos de la antigua Dirección General de Seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de febrero de 1998