_
_
_
_

La tasa millonaria que el Gobierno impuso por error a los mumicipios se rebaja un 90%

José Manuel Romero

La tasa millonaria que impuso este año el Gobierno regional a los municipios por la recalificación del suelo fue rebajada ayer, a instancias del propio Ejecutivo, un 90% (de 100 a 10 pesetas por metro cuadrado). Un error de cálculo, según el consejero de Hacienda, Antonio Beteta, originó la rebelión de los alcaldes. La Federación Madrileña de Municipios solicitó la derogación del recargo fiscal. De momento, han conseguido una sustancial rebaja, aprobada ayer en la Asamblea con los votos del PP y la abstención de IU y del diputado del PSOE Agapito Ramos.

Más información
El PP rechaza que los libros de texto sean gratis

El debate sobre la nueva tasa comenzó en los pasillos cargado de tensión. El portavoz popular, Manuel Cobo, tiró de diplomacia y persuasión para templar los ánimos de sus alcaldes-diputados, especialmente José Martín Crespo, regidor de Pozuelo de Alarcón, que rechaza abiertamente el nuevo impuesto aprobado por el Gobierno de su partido. Martín Crespo recibió furioso a Cobo, tras conocer por este periódico que en el último punto del orden del día del pleno se escondía la aprobación de la rebaja de la tasa. El alcalde de Pozuelo cabeceaba y agitaba los brazos en señal de protesta mientras Cobo desparramaba sus argumentos: "Si hoy no aprobamos la rebaja, mañana la tasa seguirá en 100 pesetas, y los perjudicados serán todos los ayuntamientos. Aprobemos hoy esta modificación legislativa, y ya estudiaremos en las próximas semanas la proposición no de ley que ha presentado Izquierda Unida para derogar definitivamente la tasa".Otro diputado popular, Luis Partida, alcalde de Villanueva de la Cañada y presidente de la Federación de Municipios, aceptó la rebaja de 100 a 10 pesetas sin pestañear y asistió a las discusiones de los pasillos con gesto pragmático. Cuando Cobo terminó de convencer a sus alcaldes para impedir un voto de castigo en sus propias filas, se esforzó en hacer lo propio con los grupos de la oposición (IU y PSOE).

"Afán recaudatorio"

Juan Ramón Sanz, parlamentario de Izquierda Unida, subió a la tribuna para anunciar el voto negativo de su grupo a la rebaja propuesta por el Gobierno regional. "Tienen ustedes un afán recaudatorio regresivo que afecta fundamentalmente a los pequeños municipios. Eso sí, han impuesto la tasa después de que el Ayuntamiento de Madrid aprobase su nuevo Plan General, con lo que han permitido que se ahorre 600 millones de pesetas". Modesto Nolla (PSOE) continuó con las críticas, aunque tuvo que hacer encaje de bolillos para justificar el voto favorable de su grupo a la tasa de las 100 pesetas cuando se aprobó en diciembre. "Confiamos en la buena fe del Gobierno. No pensamos que iban a ocultar la nueva tasa sin hacer ni una sola referencia a la misma en la exposición de motivos de una ley que tenía 233 artículos. Ahora nos proponen una tibia y vergonzante rebaja de esa tasa, cuando todos los ayuntamientos, incluidos los del PP, exigen, como nosotros, su suspensión".Tras escuchar a la oposición, el portavoz popular, Manuel Cobo, que no pensaba intervenir, tomó la palabra para contestar a Nolla: "Si el PSOE no se dio cuenta en su día de la tasa no fue porque la ocultáramos, pues estaba dentro del texto legal y se debatió sobradamente; quizá fue porque no se enteran de lo que votan. Reconozcan su culpa". Tras el ataque, Cobo discurseó otros cinco minutos para convencer a la oposición de que lo mejor era que se abstuvieran en la votación de la rebaja. "Si no se abstienen", les explicó, "significará que están de acuerdo con la actual tasa de 100 pesetas".

La intervención de Cobo modificó algunas voluntades. Izquierda Unida, que durante toda la tarde anunció su voto en contra de la modificación legal que planteó el PP para rebajar la tasa, decidió al final abstenerse. Hizo lo mismo el diputado socialista Agapito Ramos, ex consejero de Presidencia. El resto de los parlamentarios del PSOE mantuvieron su voto contrario a la rebaja tras exigir la derogación de la tasa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El consejero de Hacienda, Antonio Beteta, recordó ayer que si la tasa se elimina, las cuentas regionales no sufrirán, pues no se han incluido en el capítulo de ingresos los 600 millones de pesetas que el Gobierno regional espera recaudar en concepto de tasa por la recalificación de terrenos en más de doscientas operaciones que serán aprobadas por la Comunidad este año, según los cálculos de la Consejería de Obras Públicas.

Cobo no quiso precisar si su grupo votará en las próximas semanas a favor de una proposición no de ley que ha presentado Izquierda Unida para que se elimine la controvertida tasa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_